En Un Dia Como Hoy

15 de diciembre

15 de diciembre, 2010 – El automóvil Ferrari del cantante OZZY OSBOURNE, golpeó a un Mercedes Benz por la parte trasera al entrar a una carretera de Los Angeles. Ambas partes esperaron a que la policía llegara e intercambiaron información, partiendo sin incidentes. n No hubo heridos y el daño fue menor. El representante de Ozzy no comentó inmediatamente sobre el suceso.

Sigueme

La Foto Diaria

Rhonda Nelsom

Las Esposas del Rock & Roll: RHONDA NELSON, DAMA SUREÑA, FILÁNTROPA Y AUTORA DIFERENTE DE LIBROS DE ESPOSAS DEL ROCK

Frase de la Semana

Rockhouse, el mejor bar rockero de Honduras, localizado en la ciudad de San Pedro Sula.

DIEGO NAVAS RECUERDA FEO INCIDENTE DE MEGAMETAL 93

Muchas personas que conocieron a Diego Navas a inicios de los 90s cuando fue cantante de Delirium Tremens, no lo reconocen casi nada ahora, por el hecho de ser una persona muy distinta a la que era y por la música que compone en la actualidad.

Esa situación no incomoda a Diego, porque fue una decisión muy personal y la misma le ha servido para poder dar un rumbo fijo a su vida, ya sea que el resultado sea o no el que él esperaba.

Lo que puedo percibir es que Diego no era una persona feliz en esos tiempos, era solo un barco a la deriva…..

Y aquí esta lo que evocó,  a raíz de que en la entrevista al ex “bouncer” de conciertos de rock de los 90s y autor de la letra de la parodia de “Hojas Secas”, Gustavo Kanaka,  mencionara el tristemente cèlebre incidente,  de cómo fue agredido Diego durante el desarrollo del inolvidable festival Megametal 93, efectuado en el Centro Social Universitario de Tegucigalpa.



Diego Navas en 1992, cuando era el vocalista de Delirium Tremens.

“Despúes del Megametal 93, que fue donde canté por última vez con Delirium Tremens, no volví a ver a Gustavo Kanaka, al que quiero aprovechar para agradecerle enormemente por el gran favor que me hizo ese día.

El conflicto en Megametal 93 surgió porque luego de cantar “Cruz Blanca” y “El Elegido”, me fui justamente donde Kanaka en el cordòn de seguridad y me dice:”Loco, me quiero “echar” una birria (claro había estado volando “riata” toda la noche anterior en la preparación del concierto) y yo como un perfecto y sobrado principiante y aparte, borracho, le dije. “Anda, hermano, te cubro el puesto.”

Jajajajajajajajajajajajajajaja! Como se me pudo ocurrir semejante locura y más aun con Trauma y su potencia en el escenario; pero así es la solidaridad del bolo (bueno, cuando yo solìa serlo).

Esto es algo que no me enorgullece, pero un metalero que andaba por ahí, me insultó y con el garrote que me dejó Kanaka, le partí la cabeza, que es algo que los demás cuentan y sè que es cierto, pero que no recuerdo con claridad, ya que había bebido màs de veinte cervezas y así, es difícil recordar con precisión.



Mìtico afiche de Megametal 93 (cortesia de Mario Valerio).

Y se me vinieron encima como avalancha y llegó un momento en el que yo solo me cubrí en el suelo y de cierta forma, me resigné, ya que sabìa que con los metaleros capitalinos, las reglas eran distintas y no se cuantas patadas recibí y pudo pasarme mucho más.

Tenía una mordida grande en el brazo izquierdo y lo único que recuerdo es que alguien tomò mi mano y me haló con fuerza y me llevó con rapidez y a rastras hasta el escenario y entramos a los baños; esa era la única manera de salvarme de la paliza.

Gustavo Kanaka me salvó la vida, porque más de algún loco, andaba cuchillos infiltrados y me hubiese transformado en “bofe” (como dice “Goma Seca”).

Pero es que esa es su personalidad característica, su distintivo, su solidaridad, valentía y don de gentes.

Yo desde 1993 no he vuelto a ver a Kanaka, pero le aseguro que el aprecio y el agradecimiento es el mismo, sos un gran ser humano, hermano!”

Este cuadro relatado por Diego Navas fue en 1993 o sea, hace casi veinte años; y las cosas desde entonces, han empeorado bastante, y yo me pregunto, porque hay tanto odio entre los metaleros?

No podemos permitir que eso se siga alimentando.

Somos seres humanos, no animales.



Publicaciòn que saqué de Delirium Tremens en 1993 en A Todo Volumen de El Heraldo, única foto que hay de Diego con su ex banda.