En Un Dia Como Hoy

15 de diciembre

15 de diciembre, 2010 – El automóvil Ferrari del cantante OZZY OSBOURNE, golpeó a un Mercedes Benz por la parte trasera al entrar a una carretera de Los Angeles. Ambas partes esperaron a que la policía llegara e intercambiaron información, partiendo sin incidentes. n No hubo heridos y el daño fue menor. El representante de Ozzy no comentó inmediatamente sobre el suceso.

Sigueme

La Foto Diaria

Rhonda Nelsom

Las Esposas del Rock & Roll: RHONDA NELSON, DAMA SUREÑA, FILÁNTROPA Y AUTORA DIFERENTE DE LIBROS DE ESPOSAS DEL ROCK

Frase de la Semana

Rockhouse, el mejor bar rockero de Honduras, localizado en la ciudad de San Pedro Sula.

LA VIDA DE UNA BIBLIOTECA DEBE SER ETERNA

Decidme cuantas bibliotecas posee una nación, que uso hacen de ellas los ciudadanos, y yo os diré cuál es su nivel de vida presente, y que clase de porvenir le aguarda.

JOEL T. HEADLEY (historiador y editor estadounidense)

No es fácil abordar este tema sin tocar y afectar algunas susceptibilidades, pero prefiero correr ese riesgo, en vez de quedarme callada sumida en el conformismo que caracteriza a la especie hondureña y dejar pasar mi tiempo en este mundo, sin alguna vez escribir para un público; lo que verdaderamente pienso de la cultura y la educación en mi país, Honduras.

Pero voy a hacer referencia a algo que dijo Anthony de Mello: “La vida es como una botella de buen vino. Algunos se conforman con leer la etiqueta.



Los libros son la base de la sabiduría del ser humano.

Otros prefieren probar su contenido”.

Lo mismo puede decirse de la sabiduría, que es como un hermoso libro en una biblioteca.

Algunos se contentan con mirarlo y hojearlo con indiferencia.

Otros prefieren nadar en los mares de conocimientos de sus páginas.

Tengo un sincero interés en mejorar en lo que se pueda a nuestra distinguida Biblioteca Nacional, Juan Ramón Molina, que cumple 134 años en este 2014; y esta entrevista realizada a nuestro escritor nacional, Eduardo Bahr; servidor incondicional de este gran centro cultural; espero que sirva para que me ayuden con su voz,  su opinión, o su recomendación; a que el gobierno hondureño cambie su forma de ver a la cultura.



Eduardo Bahr, quijote de los libros en Honduras; empleado dorado de Biblioteca Nacional “Juan Ramón Molina”.

Sé que no es algo que pueda cambiar de la noche a la mañana; pero me pregunto: “Y porque no?”

Porque no?

Si de verdad,  queremos llegar a ser como otros países latinoamericanos, que si le han puesto verdadera atención a la cultura y la educación y quizás sé motiven más al conocer el origen de la famosa apatía de nuestros gobernantes por tantas y tantas décadas; hacia este alimento sagrado de la mente y el alma.

El destino de muchos hombres dependió de haber existido o no, una biblioteca en su casa paterna.

EDMUNDO di AMICIS (escritor y novelista italiano)

“RECIBIMOS DE 800 A 4, OOO ESTUDIANTES MENSUALES”

Hábleme de las instalaciones que ha tenido la Biblioteca Nacional, ahora Juan Ramón Molina, desde su comienzo, algo de su historia y cómo funcionan.

“En este momento, la Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina y el edificio que ocupa en la avenida Cervantes, a 200 metros antes de la Plaza Central; están juntos y ligados, pero no siempre fue así.

Ahora está en este edificio de corte y estructura colonial desde hace 15 años.



La Biblioteca Nacional hondureña cumple 134 años en este 2014.

Su última sede fue donde es ahora la Casa de Morazán, que es donde estuvo por una larga temporada.

Algunas personas siguen yendo ahí pensando que sigue en funciones ahí, así que aun hay que visibilizarla para que la gente sepa.

De unos 8 años para acá, el usuario común (el estudiante de primaria y secundaria) ha aumentado.

Recibimos de 800 a 4,000 estudiantes desde que se establecieron estrategias de apertura de la biblioteca para actividades de todo tipo, que le ofrece a la gente, el chance de presentar diversas cosas: libros, cine, teatro, talleres, congresos internacionales y nacionales, exhibiciones de libros.”



Estudiantes de escuelas públicas, los más asiduos visitantes.

Me imagino que son ideas suyas.

“Si, pero también del personal que labora acá que están verdaderamente capacitados, y son profesionales formados.”

Es importante conocer algo de la historia de la Biblioteca Nacional también.

“La fecha que tenemos registrada es la del 27 de agosto, 1880, son 134 años y fue fundada durante el gobierno del presidente Marco Aurelio Soto, quien era mandatario desde 1886, siendo su secretario de Estado, Ramón Rosa, también escritor.



El gran presidente hondureño, Marco Aurelio Soto ordenó fundar la biblioteca, por ser promotor de la cultura.

Ambos le dan la tarea de fundar la Biblioteca Nacional al presbítero, Antonio Ramón Vallejo, quien realmente era un teólogo.

Y se llamó Biblioteca Nacional hasta el 2009.

Fue el ministro de Cultura en el gobierno zelayista, Rodolfo Pastor Fasquelle, a través de sus oficios,  quien decidió que la Casa Morazán debía quedar independiente y pasó al Archivo Nacional donde está la antigua Casa Presidencial (en el casco histórico) y ya estábamos nosotros acá en la antigua Casa de la Moneda.



El ministro de Cultura zelayista, Rodolfo Pastor Fasquelle, nombró la Biblioteca Nacional con el nombre de nuestro máximo poeta.

La biblioteca ha sufrido como todo centro cultural del país y ha tenido grandes bajas en vez de grandes altas.

Somos la biblioteca más prestigiosa del país, pero solo tenemos 70 mil volúmenes.

La que tiene más es la biblioteca de la UNAH y la que tiene el mejor edificio es la de la Universidad Pedagógica Nacional.



La Biblioteca de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras es la más surtida del país.

La Juan Ramón Molina es la más prestigiosa por su antigüedad y por su Fondo Antiguo de 11,000 volúmenes nacionales y extranjeros, que no son tan importantes por los temas, sino porque son libros verdaderamente venerables,

Hay libros que datan de 1690, del siglo 17, el siglo 18.”

(Como datos históricos adicionales, cabe mencionar que se comenta que el primer local de la Biblioteca Nacional fue en una vieja casa ubicada al costado sur del Congreso Nacional y luego se pasó a la hoy Casa de Morazán, en donde estuvo hasta 1999, en que se mudó a la otrora llamada Real Casa de los Rescates en 1780, y luego pasó a ser la Casa de la Moneda, en donde se acuñaron las monedas hondureñas hasta 1826.

Este edificio antañón en 1830, sirvió como sede del Congreso Nacional y entre 1859 y 1976 fue usado como cuartel general y en 1898 fue sede de la Tipografía Nacional.



Una foto de la sede de la biblioteca cuando era La Casa de la Moneda a fines del siglo 19.

No puedo dejar de mencionar que el presidente, Marco Aurelio Soto, el que aprobó la fundación de la Biblioteca Nacional, con un presupuesto de mil pesos;  tuvo una de las gestiones de gobierno más exitosas de nuestra historia.

A diferencia de la casi totalidad de los presidentes hondureños modernos; protegió las ciencias, las letras y las artes.

Inmortalizo en mármol y en bronce los héroes y los sabios de aquella tierra clásica del oro y del talento y fue quien trasladó a Tegucigalpa la sede de la capital hondureña, dicen que por una mujer que le cautivó el corazón; pero eso es solo una especulación.)

En Egipto, se llamaban las Bibliotecas, el tesoro de los remedios del alma.



La biblioteca de la Universidad Pedagógica Nacional es la de mejor edificio en Honduras.

En efecto, curabase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.

JACOBO BENIGNO BOSSUET (intelectual y predicador francés)

“NO TENEMOS PRESUPUESTO PERSONALIZADO”

Y guardan las publicaciones originales de la primera edición del mejor de nuestros bardos, Juan Ramón Molina.

“Por eso se le bautizó así; para establecer una relación histórica con el poeta más grande de Honduras.

Tenemos todas sus obras que están incluidas en “Mares, Tierras y Cielos” que fue producida por su buen amigo, el poeta Froylán Turcios, y tenemos todo lo que posteriormente se edita de Molina.

Lo escrito por él está en un solo libro, como ya se sabe.



La Biblioteca Nacional tiene todo lo que se ha editado de Juan Ramón Molina.

Pasamos al siglo XX en el que la Biblioteca Nacional está sujeta a los vaivenes históricos y políticos de Honduras: montoneras, batallas clandestinas, guerras entre partidos políticos; y nada de eso hace funcionar la cultura en ningún país del mundo.

La Biblioteca Nacional como sede y base de la cultura bibliográfica del país; no crece.”

Pero los hechos de violencia de naturaleza política se han dado en siglos pasados en tantos países del mundo y en muchos en donde han sucedido; la cultura no ha sido descuidada; son naciones que no han dejado que la indiferencia y la mediocridad domine sus gobiernos.

Esos países salieron adelante precisamente por eso a pesar de guerras, montoneras, etc y aquí por ser lo opuesto, seguimos estancados y presa de tantos monstruos sociales y “culturales”.

“Es cierto, por supuesto que sí.



Uno de los bustos del excelso bardo Juan Ramón Molina que acoge la biblioteca.

El factor presupuestario tiene al sector cultura en último lugar, y siempre ha sido así.

Aquí no tenemos presupuesto personalizado.

Nuestras entradas pertenecen a lo que ha sido la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes, y ellos en base a un análisis foda que hacemos, que es un diagnóstico; pueden conocer nuestras necesidades, y en este momento de crisis (supuesta crisis diría yo en lo personal MMB): no se le da nada a nadie.

De modo que la historia de la biblioteca con el edificio toma su carácter más importante hace 15 años, cuando se instala en el mismo.



El patio de la Biblioteca Nacional es como estar en una hacienda colonial hondureña de siglos pasados.

A mi juicio personal, este es un inmueble más propio para un museo, que para una biblioteca moderna.

Es un edificio hermoso; que tuvo muchas sedes históricas aquí; pero no es apto para nosotros.”

Lo más irónico de todo es ver que las maravillas electrónicas se venden con un instructivo impreso. Ningún libro se vende con instructivos electrónicos que faciliten su lectura.

MARIO VARGAS LLOSA (escritor peruano)

“NECESITAMOS UN APARATO DE ALTA TECNOLOGIA DE PRISA”

Pero este edificio a pesar de su argumento, lo veo tan propicio para lo que es este centro de cultura tan importante, porque el ambiente hace juego con su historia y me recuerda a los colegios de antes.

Pero me imagina que como es un edificio tan viejo, necesita cuidados especiales también y ustedes deben tener su casa en mejores condiciones, con las debidas medidas de seguridad para preservar el papel, sobre todo los libros viejos.

Que se hizo cuando fue intervenida la biblioteca en el 2013?

Que puede hacer el gobierno para que todo funcione mejor y dejen de estar tan limitados?

“Este edificio no es nuestro, está bajo la tutela del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, porque pertenece al casco histórico urbano de Tegucigalpa; a ellos les toca mantenerlo.



Dependencia estatal encargada de darle mantenimiento al edificio de la biblioteca.

Cuando la biblioteca se trasladó acá; hubo que hacer remodelación y los arquitectos lo dejaron con su mismo aspecto colonial original.

El techo es nuevo, pero no parece porque es igual al que tuvo antes.

Como es de tejas, hay que estarlas cambiando, y eso con relación al edificio.

Lo más valioso para nosotros es el material bibliográfico, el que intentamos digitalizar.



Los libros más viejos de la Biblioteca Nacional, son protegidos con actas notariales.

Aquí hay una carencia infinita y en ello se incluye el no tener “scanners” aéreos para dicha digitalización.

Lo que tenemos es una computadora vieja, un lector y un corrector viejos.

Con un scanner aéreo podríamos digitalizar 20 libros por hora y con lo que tenemos, solo podemos cubrir un libro por día.

Cuánto cuesta un scanner aéreo?

“$ 5,000: son “scanners” especiales.



Scanner áereo que necesita urgentemente nuestra Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina.

El Archivo Nacional tiene uno viejo, pero funciona.”

Si junto a la biblioteca, tienes un jardín, ya no te falta nada.

CICERON (político, filósofo, orador romano)

“EL FONDO ANTIGUO SE INUNDABA”

Eso es lo que los estadounidenses usan para preservar sus joyas de libros en sus grandes y pequeñas bibliotecas; un país que le da mucha importancia a su documentación histórica.

“Exactamente.”

Pero lo que hacen con su modesto equipo es loable y creo que es completo deber del gobierno que les facilite uno al menos para que puedan hacer esa encomiable labor; sino corremos peligro de quedarnos sin un tesoro histórico irreemplazable.

“Con respecto a los libros antiguos que es a lo que más dirige su consternación; los mismos tienen su propio corredor y tuvimos que evacuarlos todos y colocarlos en otro sitio, porque el corredor se inundaba.



Los libros tienen de la Biblioteca Nacional, tienen el más exquisito tesoro de lectura del país,  por la antigüedad de muchos.

No se mojaban, pero en la parte de debajo de los anaqueles, entraba agua,

Estos libros deben recibir tratamiento químico y estar libres de humedad.

Ahora están donde hacíamos antes nuestras actividades culturales; los tenemos muy protegidos y los digitalizamos como podemos con lo que tenemos.

Cuando alguien viene y pide un libro antiguo, mira el inventario y un encargado le entrega una copia digitalizada de lo que necesite.



Hay presidentes latinoamericanos actuales,  que si saben lo que es verdaderamente importante para su pueblo.

Este servicio no se cobra, ni se alquila.”

Bueno, la biblioteca está para servirle al pueblo y al visitante extranjero gratuitamente.

“Exactamente.”

Digitalizar sus libros es de importancia enorme, sobre todo para los libros más viejos, que no se deben ni de hojear en algunos casos, y más en nuestro país en donde una enorme cantidad de gente está peleada con los buenos libros, y por ende, no saben cómo tratarlos.

“Hay unos libros que no se pueden ni tocar, porque se deshacen las paginitas.”

Como hacen para orientar a la gente en este sentido, para que les traten bien los libros?

“En realidad, el único que requiere de máximo cuidado es el Fondo Antiguo; y solo la visitan esporádicamente los investigadores nacionales y extranjeros que buscan libros en el área extranjera en la sala de lectura José Martí y en el área nacional en la sala de lectura Clementina Súarez.



Historidores ilustres como Mario Felipe Martínez (QDDG) era asiduo visitante.

Las actividades que se hacen usualmente, son a cargo de la cinemática nacional, que maneja la Unidad de Audiovisuales que dirige el periodista Roberto Budde.

El libro antiguo realmente no se toca.

Si alguien encuentra en el inventario algo que le interesa; se le remite a los encargados de digitalización que son profesionales.”

Así es.

Y solamente un scanner es necesario para cumplir con esta labor delicada?

“Uno bastaría y sobraría, porque tampoco hay personal capacitado para usarlo.



El periodista Roberto Budde (izquierda) encargado de Audiovisuales, con la directora de Cultura y Artes, Fidelia Molina y Eduardo Bahr, en acto oficial de la biblioteca.

Lo ideal sería que nuestro Fondo Antiguo tuviera los dos “scanners” para agilizar esa labor digital y tener protegido todo.

Eso sería maravilloso, porque no solo los tendríamos en la web gratuitamente, sino que se los daríamos a todas las universidades hispanoamericanas y a toda persona que los necesitara, sin necesidad de venir a la biblioteca.

Regalaríamos ese servicio: todo lo que tenemos sería digitalizado y regalado.”

Ordenar una biblioteca es una manera silenciosa de ejercer el arte de la crítica.

JORGE LUIS BORGES en “Le Monde”



En la casa de nacimiento de Francisco Morazán; estuvo durante mucho tiempo la Biblioteca Nacional. (

PROBLEMAS DE UNA BIBLIOTECA POBRE

Salió en la prensa nacional en el 2013 que la Biblioteca Nacional había sido intervenida por los inconvenientes de algunas instalaciones, sobre todo del archivo, en donde anidaron bichos y alimañas, enemigos de todo lo que es papel.

Los baños estaban en mal estado y no sé qué más.

Sirvió de algo?

“Un material hemerográfico estaba situado en la Casa de Morazán, ya que fue distribuido en varias instancias.

Tuvimos la desdicha de recibir montón de periódicos antiguos que no estaban programados ni digitalizados.



Los baños de la Biblioteca Nacional estuvieron en mal estado.

Lo que como director hice fue meterlos en cajas y en un sitio adecuado según yo, para que los vinieran a recoger en una o dos semanas.

Pero pasaron dos años y entonces hubo una plaga, producto de la gran cantidad de diarios que había.

Ahora están rescatados, almacenados en un sitio adecuado, ya que lograron salvarse.

Estas cajas de diarios en ese tiempo, obstaculizaban el paso del usuario a los baños y se quejaron por eso.



En el Archivo de la Biblioteca Nacional hubo problemas de plagas de bichos.

Pero los baños si eran parte del deterioro general del edificio; que es producto de la falta de mantenimiento.”

Las quejas fueron por ambas cosas entonces?

“Si, porque el paso a los baños estaba obstaculizado por esas cajas, que llenaban ese espacio.

Entonces vino la prensa local, publicó algo y el ministro de Cultura de ese tiempo; trató de culparme de ese hecho, pero al final se solucionó.



Eduardo Bahr con el desaparecido poeta Roberto Sosa y el ministro de Cultura pepista, Tony Sierra, en un acto en la biblioteca.

Debo reconocer que se ha estado arreglando el edificio poco a poco con el reducido presupuesto que tiene el sector de Cultura; eso es completamente cierto.

El asunto real es que el edificio no es para una biblioteca, sino que para un museo.

Esto es hermoso para eso; pero una biblioteca necesita un edificio moderno, o al menos con un corredor diferente, no como los que tenemos aquí.”

Yo adoro la arquitectura vieja!

Sé que ud sabe de lo que habla, don Eduardo, pero será por ese tipo de corredores que las bibliotecas europeas si están situadas en buena parte en edificios bellos y antiguos?

Pero funcionan porque allá si reciben la asistencia y la supervisión suficientes.

“El problema en este edificio, es el espacio.



Aunque el edificio es admirado y querido por muchos capitalinos; no es suficientemente amplio para la biblioteca.

Nosotros estamos contentos de estar acá, pero nuestros corredores no tienen ya capacidad para albergar libros.

La sala nacional, Clementina Súarez y la del libro antiguo están copadas!

No tenemos gran cantidad de libros, apenas unos 70 mil volúmenes, y una biblioteca nacional debe tener medio millón de los mismos y no podemos albergar otros que vengan, porque no hay donde.”

Se han perdido libros?

“No, lo normal; libros normales que se han llevado de aquí y no han devuelto.



Las secciones de libros hondureña y extranjera; alojan libros interesantisímos.

En el fondo antiguo nacional y extranjero hay unos once mil volúmenes, y deben estar digitalizados para que no se deterioren.

Para evitar que se pierdan; lo que hice fue meterlos en actas notariales.

Igual pueden robarse un libro antiguo, pero se estarían robando un bien del Estado y eso es delito penado por la ley.

Porque aquí se da el caso de que pueden vender un libro antiguo robado a la biblioteca y a nadie le pasa nada; porque hay impunidad por todos lados.

Pero si algo data en un acta notarial, ya el hecho es mucho más grave.”

Con el dinero se puede comprar el libro, pero no la inteligencia; el lujo, pero no la belleza.

ANONIMO



Al separarse de biblioteca, el Archivo Nacional, ahora está en la antigua Casa Presidencial en el centro de Tegucigalpa.

LOS TENTACULOS DE LA IGNORANCIA Y LA INDIFERENCIA

Yo tengo un miedo grande de que cuando usted ya no esté, cierren la biblioteca alegando cualquier cosa.

No faltarían personajes enemigos de la cultura capaces de sugerirlo o aprobarlo, por la misma mentalidad que tenían cuando pretendieron cerrar la Galería Nacional de Arte para traspasar dicho presupuesto para fines politiqueros del Congreso Nacional.

Que puede hacer el pueblo hondureño al que si le importa; para que hayan libros a su alcance y al de las próximas generaciones?

“No creo que cierren una institución que tiene 134 años; pero es cierto que la Biblioteca Nacional puede quedar en una situación de estancamiento permanente, y lo que no avanza, retrocede.

También podría eliminar las actividades culturales que se hacen para que la biblioteca sea progresista y que su presupuesto sea el más mínimo posible

Pero la biblioteca no se puede cerrar.



Eduardo Bahr en otro evento cultural de la biblioteca, con la directora de Cultura y Artes, Fidelia Molina y el director de Cultura de la UNAH.

Sin embargo, puede suceder algo peor:: que tomen el contenido de una bodega de libros y se devuelva y que esto haga que los usuarios disminuyan.”

O sea reducirla a la mínima expresión………son muy capaces!

O sea, que una función terrenal sublime como la de transmitir grandes conocimientos; podría ser asfixiada lentamente……

”Por su antigüedad, no pueden cerrarla, y aunque no tengamos un acopio bibliográfico grande; tenemos el prestigio de la longevidad y de que fue fundada por José Ramón Vallejo en el gobierno de Marco Aurelio Soto.

No se le puede quitar ese hecho histórico hondureño de un día a otro.”



Los festivales de cine extranjero y nacional educativo; es un gran aporte de la institución.

Dentro de la educación de los adultos, la biblioteca pública juega un rol esencial.

La biblioteca pública moderna es una maquinaria en perenne actividad.

JORGE BASADRE (historiador peruano)

HABIAN MAS LECTORES EN EL SIGLO 18?

Y como era la Tegucigalpa de fines del siglo 18?

Le apuesto que Vallejo en ese tiempo jamás hubiera imaginado las que pasan ustedes.

“Hace 30 años, el casco histórico de Tegucigalpa, no tenía problemas.



Presbítero José Ramón Vallejo,fundador dela Biblioteca Nacional, hace 134 años.

El primer avance que se hizo, fue poner la zona peatonal, pero quedó truncada hasta determinado punto, porque los vehículos deben llegar a un perímetro mucho más alejado dentro de la ciudad, para que el casco histórico sea peatonal, ya que el centro de Tegucigalpa es pequeño y está lleno de edificios históricos y hermosos.

El control de la seguridad podría ser mejor.

En esa era, no había el tipo de inseguridad que hay ahora y uno podía caminar por el centro con mucha más tranquilidad que ahora y admirar lo que había, como el edificio de Comunicaciones, donde estaba el telégrafo antes, o el edificio de Correos que es gemelo del que alberga al Museo de la Identidad Nacional; eran iguales.



El Hospital General, despúes sede de Ministerios y MIN; era uno de los hermosos edificios de Tegus de final del siglo 19. 

Uno lo acondicionaron para que fuera el edificio de los Ministerios (ahora MIN) y el otro se quedó como Correo Nacional y está en franco deterioro.

Algunos de estos edificios, dependen del Instituto de Antropología e Historia y me imagino que no tienen el presupuesto adecuado para darle mantenimiento amplio y correcto a cada inmueble.

El asunto es estructural; si los edificios se deterioran por falta de presupuesto; eso significa que el presupuesto es menor para el estado en general, porque carece de política cultural para no gastar dinero.”



El Mercado Los Dolores era otro sitio colorido de Tegus de fines del siglo 19.

Para no gastar dinero en cosas que no considera importantes!

Esa es la verdad de la mentalidad subdesarrollada!

Pero como era nuestra Tegucigalpa hace 134 años?

“El ambiente era tranquilo, con mucho aire fresco, habían unas cantinas maravillosas como Las Camelias, en donde se metían los bohemios y era un ambiente muy bonito, de mucha educación.



Vista de lo alto de la Tegucigalpa durante el gobierno de Marco Aurelio Soto.

Era una bohemia en la que la gente podía departir en armonía y alegría en el Jardín de Italia, los Corredores, las Indias y usted podía tomar café y ver la gente pasar, leer o platicar a gusto desde esos lugares.

Esas costumbres eran hermosas.”

Y las mujeres eran más cultas que ahora?

“La mujer siempre ha estado relegada a un segundo plano en Honduras, incluso en el plano cultural.



Una foto de cantina Las Camelias, la que estuvo abierta hasta bien entrado el siglo XX.

Ellas cuidaban mucho su elegancia, porque andaban a pie por la calle para ser admiradas.

Pero en el plano cultural, no podría decir que leían o que buscaran más elevación intelectual que ahora.”

Y ni siquiera había un teatro nacional todavía; ya que el Manuel Bonilla fue construido 34 años después del año de fundación de nuestra Biblioteca Nacional.

“Es cierto, fue fundado hasta en el gobierno de Julio Lozano, tras que Manuel Bonilla aprobara su fundación.”



La Catedral capitalina a fines del siglo 19 con faroles a base de kerosina y cerco en torno al Parque Central.

Siempre imaginé que el Paraíso seria algún tipo de biblioteca.

JORGE LUIS BORGES

PORQUE SOMOS TAN INCULTOS?

Porque cree usted que la naturaleza del hondureño promedio, es en contra de la cultura y el conocimiento edificante?

Sé que tiene que ver con la forma como nos han gobernado, por la poca importancia que se le ha dado al sistema educativo, porque todo parte de ahí.

El niño además de las materias básicas, en los países interesados en que su sistema educativo sea sólido y de lo más eficiente; recibe clases de arte, historia, música, etc; en la escuela; se le da la oportunidad de que conozca esa parte tan bella de la creatividad humana.

Ya es cosa de él si fuera de la escuela, sigue cultivando esas muestras de arte y sabiduría; pero se le abren los ojos para que las conozca.

“Tenemos un sistema que ha funcionado siempre como una pirámide y en la base; el 80% de la población ha estado relegada a exclusión, igual que las mujeres, a un segundo término.



En esta casa pegada en la plaza La Merced estuvo primer local de la Biblioteca Nacional.

En relación con la educación, que comienza con la proclama de Ramón Rosa:”La educación es lo único que va a salvar a Honduras.”; resulta que en esta pirámide como sistema, en ese orden sistémico; solo algunos de nosotros tenemos la oportunidad de crecer intelectualmente.

La otra parte de la población no la tiene.”

Pero también es porque existe una indiferencia evidente por parte de los encargados de diseñar el sistema educativo y considerar la fundación de suficientes bibliotecas, centros culturales, galerías, escuelas de música,  de bellas artes, etc.

“Bueno, pero si la gente no va a la escuela; la indiferencia está en un segundo plano.”

Pero si eso pasa, es porque a los padres no les interesa que vayan; prefieren mandarlos a trabajar o a mendigar; o sea que es un vicio de ignorancia que se inculca.

“Es complicado el tema, porque es un problema sistémico.



Yo no digo que hay que cambiarlo, porque siempre hemos estado inmersos en el mismo.

Si la población quiere tortillas, hay que darle tortillas; si se le da educación, pero no se le da tortillas, jamás va a ir a la escuela.”

O sea que lo vea como lo vea, es culpa directa del Estado que jamás vio claramente la importancia de la educación, o es un ardid político provocado para mantener ignorante al pueblo y por ende, más fácil de ser manipulado.

Porque me consta que históricamente, los niños de diversos países del mundo a través de los siglos, han ido a la escuela sin comer o han caminado largas distancias para no perder clases o atravesado ríos peligrosos, etc, para no dejar de recibir el pan del saber; porque sus padres querían que lo hicieran, porque querían que salieran adelante.



La sala de libros infantiles de la Biblioteca Nacional es una distracción especial para los menudos visitantes.

Les inculcaban esa necesidad de saber y cultivarse, aunque fuera sacrificándose.

El padre de familia hondureño de escasos recursos económicos en gran parte; piensa exclusivamente en el presente; no le importa si su hijo tiene un futuro digno.

“Ramón Rosa habló justamente de que la ignorancia es la primera arma de dominación y sojuzgamiento y de esto no son culpables los gobiernos, sino el orden sistémico.

Si un gobierno tiene algo de progresista, trata de cambiarlo para favorecer a toda la población.



El secretario del gobierno de Marco Aurelio Soto, Ramón Rosa, fue un hombre cultisímo que apoyó mucho el desarrollo de la biblioteca.

En algunos aspectos, no tiene nada que ver el dominio, el poder: sino lo que concierne a la educación.

Si usted le da educación a toda la base; el país crece forzosamente hacia un progreso al que no ha tenido acceso antes.

Un país como Costa Rica que es distinto a los demás del área y no quiere saber nada de Centroamérica; eso se debe a que su población tiene educación desde la base.”



Mural de próceres latinoamericanos de Ezequiel Padilla en la Biblioteca Nacional.

Y esa actitud hace que los hondureños y demás centroamericanos, supongan que los ticos se creen mejores que nosotros; y la verdad es que nos superan en un sentido muy importante, y solo eso, hace que nos lleven la delantera en muchas cosas.

“Solo hay que ver el nivel educativo de sus escuelas y universidades.”

No hay maras, no hay poder militar porque no hay ejército……

”Todo eso hay que enfocarlo; ese es el orden sistémico.

Algunos gobiernos del área dan dos pasos adelante y luego dan dos pasos hacia atrás; pero hay otros que dan un paso hacia adelante y dos pasos para atrás, porque los intereses economicos del poder partidista son distintos en cada gobierno.



Eduardo Bahr lucha a capa y espada por preservar la cultura en el hondureño.

Por eso cada cuatro años, la población está acostumbrada a ir a votar por sus propios enemigos.

Eso es así desde hace mucho tiempo, y no es porque la población sea tonta; es que necesitan trabajar para mantener a su familia; necesitan “la chamba”.

¡Cuán triste son las bibliotecas manejadas por personas vulgares!

A ellas concurren de mala gana los que no pueden prescindir de tal o cual obra, y en mucha cantidad, los desocupados que se acostumbran a pasar el tiempo hojeando diarios y revistas.

CONSOLE



Día que se le dio el nombre de Juan Ramón Molina a Biblioteca Nacional.

PAREDES PINTARRAJEADAS: CULTURA DE IGNORANCIA

Sé que cuando a la gente se le reprime, tiene que buscar maneras de protestar.

Pero mi educación impartida en mi hogar y mi formación cultural, me impiden aceptar que se haga, rayando paredes, y mucho menos, cuando se trata de edificios históricos como este.

No sé cuantas veces han pintado la parte externa de la biblioteca, pero ya volvió a quedar rayada desde su última pintada.

El costo de eso es elevado.

Cuantas veces han tenido que hacerlo?

”Cuando se produjeron las actividades políticas disímiles llamadas golpe de Estado; empeoró esto.

Pero antes ya había habido “pintas” y eso es producto de la ignorancia.



Primera vez que se rayó la biblioteca en 2009, antes de recibir su primera capa de pintura.

Se intensificaron en un 90%, muchas de las mismas vulgarizadas después de junio, 2009.

El Instituto de Antropología y el sector de Cultura gastaron mucho en pintar varias veces.

Las ultimas rayadas están ahí aun, porque no hay dinero para pintar y ojalá que no haya otra vez.

Hemos pintado tres veces nuestras paredes.”



Hasta las puertas de la Biblioteca Nacional fueron rayadas por manifestantes inconcientes.

Que podemos hacer para que los manifestantes respeten al menos los edificios históricos como el de ustedes y la Catedral Metropolitana?

“Nada, porque no les importa que sean monumentos históricos de Tegucigalpa, porque es parte de su ignorancia.”

Si se fundara un grupo de amigos de la Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina para levantar una voz a favor de la institución para concientizar al gobierno sobre sus necesidades; que otra de las mismas sería de primer orden para ustedes llenar?

“En primer lugar, un gobierno debe tener una política de cultura amplia y progresista que no retroceda y no se estanque, sino que avance a diario.



El edificio de Biblioteca Nacional cuando era Casa Real de los Rescates.

Con una política así, se obligaría y casi por inercia, a que todas las dependencias culturales progresaran, y eso depende de un presupuesto habilitado de forma justa y equilibrada para cada una de las mismas.

Y tomando en cuenta el interés, la importancia y el prestigio de cada una.

La Biblioteca Nacional tiene el prestigio más alto y por tanto, la cantidad de presupuesto, de interés y de observancia que tendría que tener para su crecimiento; es el mayor.

Pero eso no sucede cuando la estructura y la crisis es estructural y de todo el país.



Los jóvenes hondureños de origen humilde, los que más valoran los servicios de la institución.

Por eso el sector cultural pasa al último lugar y ahí se queda y a nadie le importa.

Aunque las actividades que se hagan sean de tipo patriótico, cívico; de manera que las cosas cuesten lo menos posible; pero cuando se trata de cuestiones que enaltezcan las inteligencia y la intelectualidad de la gente; sobre todo de los niños y adolescentes, que son los que más nos visitan; no tienen cabida en las prioridades de nuestros gobiernos.

En nuestra biblioteca no hay Internet al alcance del usuario, ni computadoras.



Solo los empleados de la Biblioteca Nacional tienen acceso a Internet;no hay capacidad para brindarla a usuarios.

Los que vienen son gente muy joven de colegios que no tienen Internet en sus casas y son la gente más cercana a los libros.

El caso es que ya había un terreno adecuado para la construcción de un nuevo inmueble en el predio que pertenece al Centro Cívico, frente al bulevar Fuerzas Armadas, que nos otorgaron.

Se podía hacer un edificio moderno, pero nunca hubo el presupuesto para ello y el sector Cultura siempre queda en último lugar en la línea presupuestaria del gobierno.”

Un soñador puede suponer que las futuras bibliotecas sean gigantescos depósitos de películas minúsculas, o de discos.

JORGE BASADRE (historiador peruano)



Eduardo Bahr presidió lanzamiento de libro de teatro de Tito Estrada; siendo muy cotizado para estos eventos.

LOS LIBROS SON PARA SIEMPRE

Hace un tiempo, alguien a quien no considero una persona tonta para nada, me dijo que con el avance del Internet; los libros estaban destinados a desaparecer y me horroricé ante ese comentario y me molesté.

Le dije que los libros no dejarían de editarse nunca por diversas razones.

Sé que existen los libros electrónicos ahora y las Ipads son como libros prácticamente; pero eso no es garantía de esa funesta predicción.

Me interesa saber su punto de vista.

“Comparto su idea, que es muy certera, de que el Internet nunca podría sustituir a los libros.



Los hombres productivos de Honduras en esta biblioteca,  se han educado en gran medida.

El Internet va a seguir siendo un apoyo de las bibliotecas a nivel mundial forzosamente; pero nunca podrá blandir el fomento de la lectura.

En Honduras, nuestro país, que es el que nos concierne; una minoría de la población tiene acceso al Internet y su motivación general no es el enriquecimiento intelectual, sino que uno informativo.

El libro sirve para las tareas, la investigación y el fomento de la sabiduría.



La Biblioteca Nacional exhibe colecciones de volúmenes de temas determinados en ocasiones especiales.

El Internet es solo un apoyo de las bibliotecas y ambos no se repelen y no hay una incidencia negativa del uno hacia el otro; a pesar de que el Internet es clasista, el que por lo general, atiende a un estrato social que va hacia arriba en su mayoría.

En cambio en las bibliotecas públicas casi siempre se proyecta un estrato social que va hacia abajo.

Tantos niños hondureños no tienen acceso a Internet y ojala lo tuvieran.

El gobernante anterior tuvo la idea de dar computadoras a las escuelas públicas.



La Biblioteca Nacional a la vanguardia; hasta cursos de cultura grafitti ha auspiciado.

Fue una excelente idea; no sé si lo logró; ni si fue por puras cuestiones publicitarias.

También existe una especie de costumbre un tanto negativa de la juventud que usa este extraordinario invento, no para enriquecer los tesoros del conocimiento, sino que para socializar, chatear, escuchar música y acceder a riesgos potenciales increíbles, especialmente por acecho de depredadores y el acceso a la decadencia moral.”

Ayudemos a nuestra Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina!!



La Biblioteca Nacional para fechas dicembrinas, exhibe precioso nacimiento.



Escultura de madera que simboliza Arca de Noé no terminada de Ezequiel Padilla en un pasillo de la biblioteca.



Casa de gobierno del presidente Marco Aurelio Soto.



La poeta hondureña Clementina Súarez es exaltada con una sección de libros.



Eduardo Bahr,  hombre clave de la Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina.



No dejemos que caiga la noche eterna en la Biblioteca Nacional.



El grandioso poeta hondureño, Juan Ramón Molina, estaría triste por situación de la institución que lo exalta.



La cultura no debe debilitarse; es la garantía de un nuevo amanecer para Honduras.