En Un Dia Como Hoy

6 de diciembre

6 de diciembre, 2003 – El padrino del funk rock, George Clinton es arrestado en Tallahassee, Florida y acusado por posesión de cocaína y utensilios para drogarse. Los grandes astros del rock como Clinton, Rick James y James Brown han sido adictos totalmente a esta droga dañina.

Sigueme

La Foto Diaria

Rhonda Nelsom

Las Esposas del Rock & Roll: RHONDA NELSON, DAMA SUREÑA, FILÁNTROPA Y AUTORA DIFERENTE DE LIBROS DE ESPOSAS DEL ROCK

Frase de la Semana

Rockhouse, el mejor bar rockero de Honduras, localizado en la ciudad de San Pedro Sula.

REQUIEM, EL LADO CULTURAL DEL ROCK HONDUREÑO (I PARTE)

Existen bandas de rock que no son para gustos generales.

Quizás porque no cantan sobre trivialidades ni tienen actitudes de estrellas del rock usando un lenguaje ofensivo, vulgar o corriente en sus líricas.

Quizás porque no copian lo que los “rockeros de moda o de siempre” hacen y se deciden a hacer su propio propuesta y le agregan la propia esencia de su tierra.

Quizás porque se esmeran en hacer la mejor música que pueden en vez de andar tocando tanto, y al hacerlo; procurar dar un concierto bajo las mejores condiciones posibles y con un repertorio que valga la pena en todo sentido.



Requiem, leyenda del rock hondureño; una banda de culto entre muchos, pero que aun no recibe lo que merece.

Quizás porque nunca sacan “covers” de “clásicos” y deciden producir sus propios temas y convertirlos en clásicos de su propio país.

Quizás porque no les interesa gustarle a las masas, sino que sus seguidores, muchos o pocos;  sean personas de criterio, con cultura y deseosas de veladas diferentes.
Muchos consideran a los grupos así, aburridos, anticuados, “engañados”, y hasta anti rock & roll…….

Por eso y más es que definitivamente, Requiem, banda hondureña que levanta su cabeza musical desde inicios de los 80s; es una banda de rock para gente inteligente.

¡EL PODER SALESIANO!

Como se fundó esta banda tan especial de Honduras y quienes fueron los encargados de crearla?

“Requiem surge de la promoción 1981-1982 del Instituto Salesiano San Miguel y los fundadores fuimos tu servidor René Zelaya y Rolando Zelaya en batería, Roberto Chico en guitarra y José Luis Suazo, que a pesar de que era del Instituto San Francisco; era miembro en las presentaciones.



José Luis Suazo, Iván Nuñez, René Zelaya y Roberto Chico eran el grupo Raíces.

Esa es la semilla de la que nace Requiem.”

Requiem desde el inicio decidió ir en su propia onda, sin dejarse llevar por tendencias del ambiente ni de los medios masivos de farándula rockera internacional.

Que los motivó ser diferentes? Quizás la situación política de Honduras?

“Se dan dos cosas: el tipo de música que escuchábamos; no negamos que estábamos un “poco quedados” en cuanto a nuestros gustos, ya que lo nuestro era el rock progresivo inglés de los 70s y estábamos comenzando los 80s y recopilábamos la música de la misma línea de Sudamérica y España.

Eran bandas que hablaban sobre la verdad.”



El Instituto Salesiano San Miguel de Tegucigalpa: cuna de Raíces, despúes Requiem.

Nunca les importó para nada que lo que hacían no era “llamativo” como lo que hacían la gran mayoría de grupos de rock catrachos de esos días.

“No era que nos importara o no, simplemente no lo tomábamos en cuenta, porque estábamos ensisismados en lo que hacíamos: lo devórabamos!”

Es que los grupos de rock de entonces en Honduras, querían sonar como los grupos de rock y metal que pegaban más comercialmente en Estados Unidos y Europa, y eso no es que haya cambiado mucho ahora, pero hay mucha más producción inédita.

“Probablemente si, pero es que no buscábamos sonar como nadie.

Pero salimos con el sonido que nos definió, porque fue lo que nos salió de tanto escuchar música progresiva: lo terminás transpirando cuando ya tocás, vas a sonar como lo que has estado escuchando, en mi opinión personal.



En lo que se refiere a la realidad que se vivía en la región; siempre tratamos de orientar las letras a esa realidad.

Si en la línea musical estábamos algo rezagados; el estilo lírico si estaba actualizado, porque se tocaban tópicos muy vigentes de los 80s, los que eran sensibles para mucha gente; no solo para Requiem.”

A pesar de que adoro el rock duro sobre todo; siempre me han encantado su tipo de letras tan metafóricas, diáfanas, apacibles, sinceras pero certeras, debido a mi línea poética desde que nací.

Requiem desde el principio determinó que escribirían así para enfocar la vida y todo lo que viene con la misma.

Como fue el proceso de perfección de este don de escribir así?



El grupo de rock salesiano Raíces grabando en casa en 1983.

“La intención desde el inicio era escribir así; pero fue la llegada de más gente a la banda, la que le dio ese toque.

Las letras al comenzar, eran más inocentes; si te ponés a observar las letras de los temas “Holocausto”, “Requiem” en su primera etapa; tocamos siempre la vida real, pero de forma más pasiva, y en ese sentido, los expertos son Roberto Chico y Gerardo Martínez (quien entró a Requiem mucho tiempo despúes).

Recordame quienes entraron a Requiem cuando comenzó a tocar fuera del entorno del Instituto San Miguel.

Llegaron a ser una banda numerosa!

(René Zelaya) “Si es cierto, para el tiempo de “El Relato de la Zorra”; llegamos a ser de 8 a 12 integrantes.



Rolando Zelaya, René Zelaya, Roberto Chico e Iván Cruz de Raíces en sus días dorados de estudiantes.

Para el tiempo en que Roberto y yo salimos del San Miguel; me fui a Estados Unidos a estudiar y quedaron Roberto, Rolando, José Luis e incorporan a Rigoberto Ochoa en el bajo y a César Montes en teclados un tiempo.

Pero en ese tiempo, nos llamábamos Raíces.”

Y ESE NOMBRE TAN SOLEMNE?

Y tu ida a Estados Unidos, no te dejó un vacío musical por haber dejado un grupo con el que te estabas identificando mucho?

“Claro! Sentí que le estaba dando la espalda a algo que era parte de mi mismo.

Pero era una decisión profesional que tuve que tomar y estuve dos años fuera.”



Roberto Chico, guitarrista de Raíces recibiendo al Papa Juan Pablo II en el aeropuerto Toncontín con la entonces adolescente futura presentadora televisiva, Yadira Bendaña.

Y a tu regreso que pasó, René?

“Raíces ya no existía, César Montes se fue al grupo musical religioso Maranata y seguían los otros cuatro.

Recuerdo que Roberto, Rolando y yo fuimos a una presentación del Instituto San José del Carmen invitados por el profesor Rafael Umanzor, para acompañar a una muchacha que iba a cantar en un festival de música católica en el Teatro Manuel Bonilla.

Buscando un nombre para el grupo acompañante de la cantante y debido al tipo de evento que era; surgimos con Requiem.

Retomamos el nombre cuando “re armamos” lo que había sido Raíces.



El Instituto Salesiano San Miguel fomentó mucho el rock en los 80s a través de sus legendarios conciertos y aprobacion para acoger bandas estudiantiles.

Es que se nos pegó como Velcro!

Fue cuando usamos dos baterías para dos bateristas en vivo (Rolando y yo) , en el teclado, José Luis, Roberto en guitarra y así arrancamos formalmente.”

“EL MUDO”

Yo se que a uds siempre les ha resultado algo incómodo hablar bien de uds mismos; pero la cara más visible de Requiem es Roberto Chico, y sobre todo, por su fama como uno de los guitarristas más talentosos y creativos del rock hondureño.

Y por eso tengo que preguntarte, cúales han sido los aportes de él.

“Bien, no se como va a sonar esto pero desde el colegio; porque Roberto no estaba en el conjunto del San Miguel (a mi me haló Iván Núñez); había una afinidad entre Iván y yo, ya que escuchábamos mucho a Deep Purple y el me dijo: “Ah! Y es que no has escuchado a Roberto Chico tocar guitarra!”



Raíces en acción en concierto estudiantil con su fundador Iván Cruz al mero frente.

Y es que Roberto era “mudo” en clase; no hablaba nada.

Una de las primeras bromas que le hice en el aula y no le pareció mucho, fue cuando el profesor pasaba lista una vez y dijo primero: “Carlos Arias?” “Presente.” “Chico? Y eso que es? Nombre o apellido?” “Apodo!” le respondo yo.

Y Roberto estaba a la par mía y me queda viendo como diciendo: “Yo no te conozco, ni te dirijo la palabra para que me estés haciendo bromas!”

Y entonces cuando Iván me menciona a Roberto; y que es buenisímo en guitarra y que toca cualquier cosa que le digas; pensé que yo le caía mal.



Raíces cuando ya tenía reclutado al ya entonces sorprendente guitarrista Roberto Chico.

Pero lo llevamos a un ensayo y cuando lo escuché, dije: “Huuuuuuuyyy! Tenemos que traerlo al grupo!” Y así fue.

Me dije a mi mismo que era una persona con la que había que trabajar, porque era impecable en lo que hacía.”

Qué edad tenías cuando regresaste de EEUU, René?

“19 años.”

Te pregunto porque quería saber que tan joven estaba Roberto cuando lo conocí allá por 1985.

Si en esos días, era callado; ya me imagino como era en el colegio…..

Quiero saber como hicieron para que se soltara un poco en el escenario!

“Es que hasta el sol de hoy no se suelta! Jajajajajaja!



El guitarrista Roberto Chico le trajo un realce tremendo a Raíces y sería el pilar de lo que despúes sería Requiem.

Todavía estamos esperando!

O quizás ya se soltó y eso es todo lo que veremos, jajajajajaja!”

Pero de verdad, como hicieron para que no le diera pánico escénico?

Era super retraido!

“Es que eso es lo que pasa! Ha sido una metaformosis total la que tuvo Roberto.

Este hombre era una tumba en el aula!

Se desempeñaba muy bien en la cancha de futbol; pero era completamente distinto a la hora de tocar.



Roberto Chico tocando en el primer concierto de Requiem junto al bajista centralista, Rigoberto Ochoa.

En los ensayos era tímido, pero con el tiempo se fue librando de su gran reserva.

Roberto tenia esa parte taciturna; pero hacía lo suyo con gran empuje.

“EL BRITÁNICO”

Y los demás?

“Rigoberto Ochoa era como el pegamento que cohesionaba todo, era muy serio y perfeccionista; era el que siempre decía que había que darle más, aunque el 70% de Requiem, ya sentía que todo estaba bien.”

No fregués! Igualito que Emilio Alvarez (Diablos Negros)!

“Exactamente igual!

Será que de tanto deslizar la mano por el mástil; terminan hablando así todos los bajistas! Jajajajajajaja!



Rigo Ochoa en 1985, desde siempre fue el rockero más revolucionario de Requiem.

José Luis Suazo, siempre titubeante: en los ensayos sonaba como los dioses; pero en los conciertos lo mirabas poniéndose la mano sobre la barbilla o en la boca como diciendo: “Y como va esta parte?”.

Entonces te obligaba a improvisar, jejejeje.

Rolando Zelaya era exigente, como en todo lo que hace.

Es muy acucioso, muy detallista y era asi no solo con respecto a la forma de ejecutar música, sino que a la puntualidad en los ensayos.

Era el más puntual de todos!



El baterista Rolando Zelaya, destacado historiador televisivo; era el más formal de todos.

Y los ensayos por lo general, eran en su casa y el resto no hemos sido tan puntuales como el nunca.

Nos citaba a las 3 de la tarde y llegábamos a las 3:45 y ya estaba todo serio y con las manos en la cintura jejejejejeje!

Rigo y yo eramos los vocalistas en ese tiempo, asi que te podés imaginar!

La calidad interpretativa era muy alta, pero la interpretación vocal dejaba mucho que desear, jajajajajaja!

Por eso el aporte de cada cual en realidad, encajó de una manera casi como un rompecabezas.

Por eso la banda al principio se cohesionó tanto.



Una gráfica histórica de Requiem en ensayo en casa de Rolando Zelaya a mediados de los 80s.

No digamos ya en años posteriores con el ingreso de un músico como Leonel López.”

Eramos el producto bruto y Leonel llega a terminar de amoldar al grupo en su sonido y a barnizar el acabado.”

Cuales fueron sus primeras canciones y cuando comenzaron a tocarlas en vivo ya en serio?

(Roberto) “El primer concierto es en enero de 1985 en el Teatro Manuel Bonilla y si mal no recuerdo; los primeros temas son “Holocausto” y “Epitafio”.”

REQUIEM: SUBVERSIVO???

Y el hecho de que sus conciertos de los 80s e inicios de los 90s eran en teatros más que nada; era otro detalle especial que los caracterizaba.

“Tenía que ver mucho con la acústica, porque nuestro tipo de música, demanda muchos detalles.

En el Manuel Bonilla también teníamos acceso a un piano de cola, concepto que nos fascinaba.



Los conciertos de Requiem en el teatro Manuel Bonilla siempre fueron rotundos éxitos.

La mayoría no habíamos llegado a los 20 años y todo eso nos deslumbraba, y por eso íbamos a dar al teatro.

Muy rara vez en la primera etapa de Requiem del 85 al 88; tocamos en otro lado que no fuera el Manuel Bonilla o el teatro La Reforma, por las facilidades que estos nos brindaban.

Recuerdo un concierto que dimos con otros grupos en esos tiempos en La Casa del Sol de Isidro España……

Tocamos con el Pop y con Pan y Hambre en ese sitio bohemio, ya que Rigo se llevaba mucho con Pan y Hambre por su ideología política.

En ese sentido, Requiem ha sido muy abierto, pero Rigo más aun.”



La prensa destacó el primer concierto de Requiem en 1985.

Requiem ha mostrado cierta inclinación política en su música, no?

“Seguro que si!

Pero hay algo que no te hemos mencionado: que a nuestros conciertos iban “orejas” del DIN (Dirección Nacional de Investigación).

Te lo digo porque alguien que estaba dentro del DIN, nos decía “A ustedes los están viniendo a escuchar.”

Sería por la amistad de Rigo con los de Pan y Hambre que por referencia del mismo Alex Palencia, ellos hasta perseguidos eran por el DIN.

Será que les vieron cara de subversivos? Jajajajajajajajajaja!

“Si, asi pasaba.



Memorable afiche de primer recital de Requiem.

A nuestros conciertos era lógico que llegaran estudiantes universitarios, esa era la mayoría de nuestro público; eran los tiempos de los rectores de la UNAH, Oswaldo Ramos Soto y Almendárez Bonilla y de Walter López en las Fuerzas Armadas ( a Gustavo Alvárez Martínez ya lo habían defenestrado).

En esos tiempos, parece que investigaban a medio mundo que les pareciera sospechoso de algo.”

Y esto les producía miedo, incomodidad?

“Por lo menos, yo me enteré cuando se paró Requiem por primera vez en 1988.



Requiem hace una costumbre de tocar en teatros y la prensa lo reconocía.

Para esos días nos enteramos que nos habían estado investigando; pero en el momento, no nos dimos cuenta, por fortuna.

Había que ver y valorar que tanto había incidido lo que habíamos compuesto y tocado, ya que esas cosas no eran ningún juego.”

UN FENOMENO LLAMADO FABIAN LOBO

Ah! Fabián Lobo era un chavo de poster para el rockero revolucionario de los 80s.

Como no iban a investigarlos jajajajajaja!

Se me había olvidado que el ex cantante de Pan y Hambre cantó con uds en los 80s.

Como era su personalidad?



Walter López Reyes era Jefe de las Fuerzas Armadas en la primera era de Requiem y los agentes del DIN “vigiaban” a la banda.

(Roberto) “Para mi gusto, Fabián Lobo es mi músico favorito de Honduras de esos tiempos.

Aparte de la voz, el tipo es multi instrumentalista, toca bajo, violín, guitarra y tiene un magnetismo cuando canta……

Fabián es el punto focal del grupo que hala a todos los demás que estamos en el escenario, y le da potencia a todo lo que hacemos.

En ese sentido, creo que eso es algo que solo un músico puede entender.



El espectacular cantante de Pan y Hambre, Fabián Lobo, luego cantó para Requiem.

Pero la cuestión varía mucho cuando se trata de Fabián en el escenario; porque es tan tanta la energía que suelta; que hace que mejorés lo que hacés en vivo.

Para mi Fabián es un caso fuera de serie en Centroamérica; el tipo es un gigante.”

Y si fue tan portentoso, cosa que no dudo; porque se salió de Requiem?

“Porque se fue para Europa.”

Recuerdo que grabó magistralmente el excelente tema de su compañero Alex Palencia “La Fragata” con uds.

“La Fragata” se grabó en estudio One de Barrio El Chile del amigo Carlos Arturo Rubio (Q.D.D.G.) , que prácticamente era el único lugar donde podía hacerse.



Requiem hizo su primera grabación profesional en Estudio One de Carlos Arturo Rubio.

Esa familiaridad que tenia Fabián con lo que hacía Alex viene desde el tiempo en que Pan y Hambre tenía entre sus miembros a René Zelaya y Rigo Ochoa.

Fue un intercambio entre ambos grupos que no fue hecho de forma oral, solo pasó.

Era un apoyo mutuo.”

“EN REQUIEM NUNCA TOCAMOS “COVERS”

Que anécdotas más valiosas esas……nos ayudan a conocer una parte del rock hondureño inédito de una era en la que las bandas de rock en su mayoría componían poco o nada.

Algunos que si componían como Khaos se deshicieron pronto y otros como El Pop nunca dejaron de componer, a pesar de que ese grupo en particular ahora es básicamente Hunty Gabbe como solista.



Hunty Gabbe, lider de la banda de rock sampedrana El Pop, compartió escenario con Requiem en 1985.

Otras bandas muy populares como Diablos Negros tenían prioridad por los “covers”, pero le querían entrar a lo original y arrancaron casualmente con la canción “Centroamérica”, cuya letra la escribió casualmente Alex Palencia.

“Yo de Diablos Negros con quien más hablaba de eso, era con Edgardo Zúniga (miembro fundador, guitarrista rítmico y tecladista).

Siempre le decía: “Pucha, Edgardo! Hagan su música.”

Porque ellos al igual que muchos grupos de rock de esos días; sacaban unas cuantas canciones originales y la mayoría de su repertorio era música ajena.

Eso lo hicieron al mero comienzo Pan y Hambre, Khaos y El Pop y es algo que yo en lo personal; y no es por jactarme, pero para mí, ese es el mayor aporte que ha dado Requiem a la escena musical: no haber hecho concesiones musicales en ese sentido.



Primera publicación de prensa de Requiem en prensa hondureña.

Nunca tocamos “covers”.

Hicimos un par de versiones de artistas sudamericanos en nuestro primer concierto como Requiem, eso fue todo.”

CONCIERTO DE TRES EN LA CASA DEL SOL

Pero no me contaron como estuvo ese recordado concierto de tres bandas de rock original super queridas de los 80s como ser uds, El Pop y Pan y Hambre en la Casa del Sol en 1985, una de las poquitas veces que tocaron con otros grupos en lugares que no fueran teatros en los 80s y la mitad de los 90s.

“Ese fue el único concierto que dimos en los 80s nosotros fuera del ambiente de los teatros, porque en esos años, yo (Roberto) era más cerrado que ahora y muy detallista con el sonido.



Requiem en su primera foto “seria” como grupo de rock; todos formales!

Tocar en un local sin las condiciones óptimas, no nos parecía mucho.

Incluso tuvimos una discusión con Rigoberto por ciertos aspectos musicales.

En Requiem teníamos dos frentes en ese sentido: uno más conservador y cuidadoso del sonido (Rolando, José Luis, Roberto) y el más rockero y espontáneo (René y Rigo).

Para mostrar cierto tipo de pureza en la música; no necesitamos ser tan depurados en algunas cosas.

Cuando tocas con otros grupos; compartís escenario, instrumentos, etc y obviamente las posibilidades de no sonar al 100% están dadas y sobre todo en los 80s; cuando la tecnología era nula en Honduras.



Requiem, quisquillosos en tocar acompañados desde el inicio.

Entonces no podías esperar gran cosa; si el tocar solos tenía limitaciones; tocar tres grupos reducía las posibilidades mucho más con todos moviendo amplificadores de un lado a otro, sin control en la consola, etc.

Eso te volvía mucho más duro y ese concierto fue super crudo a nivel sónico; pero la química entre los tres grupos estuvo muy bien.

El Pop y Pan y Hambre eran más parecidos entre si, ambos costeños y no usaban teclados, lo que ya les daba un sonido particular.

Nosotros en nuestro primer concierto llegamos a tanto, que hasta usamos el piano de cola del Teatro Manuel Bonilla y de eso a ir a tocar con un tecladito en un local no apto para nuestra música y con más grupos; eso te golpea un poco.



Requiem en prensa nacional en primer concierto en el Manuel Bonilla con su cantante, Fabián Lobo.

A nivel de propuesta, el concierto fue un éxito,  y nos tenemos admiración mutua entre los tres grupos por los trabajos de cada uno.

En los 80s, la riqueza de la producción musical de los grupos no comerciales; era enorme y cada uno de los tres grupos de ese día, tenía una gran cantidad de canciones propias.”

Y es que esas tres bandas fueron de las pocas bandas de rock hondureñas que tomaron en serio de verdad su propia música.

En 1985, Khaos grabó el primer disco completo de rock original catracho con “Forjado en Rocka”

Ustedes para esos días tenían canciones de sobra para grabar un disco también pero no tuvieron la oportunidad, y aun así, no dejaron de hacer su propio material en una época de una audiencia vastamente mal acostumbrada a los “covers”.

“Si, Requiem, nunca se ha visto como una banda de rock dedicada a complacer a ciertos sectores del público.”



Programa de primer concierto de la banda en 1985.

Sin querer, ustedes han sido una banda para gustos selectos, aunque parezca ostentoso decirlo.

“Claro, no hay otra manera de plantearlo.”

“LOGRABAMOS LLENAR EL TEATRO MANUEL BONILLA”

Como evaluarían el interés que hubo por Requiem en los 80s, época tan catártica en Honduras?

“Con mucha satisfacción. Como sea, fue un aporte pequeño en esos años, pero muy sincero para la música nacional y de algún modo, caló en las mentes de muchas personas que nos seguían entonces.

Lográbamos llenar el Teatro Manuel Bonilla y la mayoría eran universitarios; esto se dio en la primera etapa de Requiem.

No se porqué, pero Requiem siempre tenía llenos.



Los conciertos de Requiem en el Manuel Bonilla siempre fueron apoyados por la prensa.

Te contaré un evento muy interesante; en 1986 cuando vino a tocar Alux Nahual; pudimos abrirles el concierto junto a la banda Viajeros.

Me acuerdo que estábamos tocando y desde la entrada vimos la entrada de Alux en unos carros acompañados de la policía.”

Bueno, jejejejejeje, ellos eran “rock stars” latinoamericanos establecidos.

“Claro, eran estrellas latinoamericanas y muy merecidamente.

Pero al final de nuestra presentación; la que concluimos con “La Fragata”; la gente no nos dejaba bajarnos del escenario.

Pero los organizadores, no nos dejaron continuar; inclusive nos quitaron la corriente eléctrica pero sentías aquella energía que fluía de la gente; pero te hablo de la energía de cuatro mil personas que gritaban “Requiem! Requiem!”



Requiem tuvo la mejor experiencia en vivo de su carrera en concierto de Alux Nahual en 1986.

WOW! Yo estaba ahí pero no me acuerdo de eso, jejejejejeje, ya mi cabeza no registra algunas cosas.

Pero fue un momento épico para ustedes; uno muy diferente a uno que tendrían nueve años despúes en el concierto de Ricardo Arjona en el Estadio Nacional.

“Ah si! Ese fue un día triste.”

Hey! Y en vocales de Requiem quien quedó cuando se fue Fabián para Europa?

Efrén, no?

“Si, entró Efrén Delgado y Luis Amílcar Carcamo.

A Efrén lo entrevistaste en tu programa de videos de Canal 3 Billboard en 1988 al llegar a anunciar uno de nuestros conciertos.



Uno de los dos vocalistas de Requiem a fines de los 80s; Efrén Delgado, era el más rockero de todos.

Requiem sintió un bajón sin la voz de Fabián y bajó la calidad.”

Hablame de la entrada de esos dos cantantes, que recuerdo un tanto mejor que a Fabián.

Mi imagen de Fabián la tengo más clara en los 80s con Pan y Hambre.

“Luis Amílcar cantaba en el coro de la iglesia de Loarque y era de la camada de Nordestal Yeco; y como se avecinaba un concierto; un amigo me lo recomendó.

Lo metimos al grupo y dividimos el material: la parte más fuerte, la más rockera para Efrén y la parte más compleja para Luis Amílcar, por el tipo de potencial lírico que tiene.



Requiem ensalza la cultura maya: Rolando y René Zelaya, José Luis Suazo, Rigo Ochoa, Efrén Delgado (de izquierda a derecha), abajo Miguel Matute, Roberto Chico.

En 1988, cuando termina la primera etapa de Requiem; se acababa de salir Luis y participa en la OTI y gana el segundo lugar.”

EL VIRTUOSO

Leonel, como fue que entraste a Requiem, que instrumentos has tocado, en que año ingresaste y que sentiste siendo músico clásico de formar parte de una banda de rock tan particular?

“Siempre he dicho que después de decidir estudiar Música; que tocar en vivo es lo mío.

Cualquier experiencia musical que pueda tener, la aprovecho, y así ha sido.

Mi papá dio treinta años de su vida a la música como maestro en la Escuela Nacional de Música; yo no viví con el, pero la música la llevo en la sangre.

Pero esa es otra historia.



El excelente multi instrumentalista y maestro de música, Leonel López, el arreglista general de la banda.

Tomé la decisión a los 19 años, que cuando me graduara de Perito Mercantil; sería músico.

Y mientras estudiaba Música; trabajaba en el Instituto Salesiano San Miguel dirigiendo la banda del colegio.

No sentí emoción ante esa oportunidad, sino que rechazo, ya que no comprendía que podía yo enseñarles a los jóvenes que estudiaban ahí, a los que miraba como hijos de papi y mami.

Eso fue lo que pensé, porque llegué al San Miguel a hacer mi práctica para graduarme de músico de la Escuela Rodolfo Díaz Zelaya.”

Vaya! Estabas medio predispuesto hacia los chavitos salesianos jejejejeje!

“Yo tenía mi carácter y era la primera vez que me tocaría instruir a un grupo tan grande de alumnos y solo quería hacer la práctica e irme.



Leonel López cuando comienza a aparecer en la prensa como miembro de Requiem, cuuando eran ya una banda numerosa.

Empiezo con la ayuda de otros compañeros de la práctica y ellos se van y yo me quedo.

Entonces si sentí emoción; dirigir yo solo la banda del colegio y en 1988 esa era una banda!

Estuve doce años haciendo eso; en tanto, el padre Roberto Paíz me fue quien me apoypo mucho en el San Miguel; me pidió que le ayudara en la misa del templo San Juan Bosco tocando el oboe.

Toqué en las misas de los domingos a las siete de la noche.

Ahí andaba un personaje de Requiem que fue reclutado para las misas y a el le dijeron que ahí había alguien que tocaba un “pitillo”, una “flautilla”, algo raro; pero que se oía bien.



Leonel López le dio valiosos servicios a la casa de San Juan Bosco durante muchos años.

Llegaron Alvaro y René y me preguntaron si estaba interesado en tocar en un grupo de rock y como me interesaba tener experiencia; nos pusimos de acuerdo y llegué un sábado a ensayo en casa de Alvaro.

Es que no he sido aferrado y eso le extraña a la gente que me encasilla como músico clásico.

Soy músico y por eso experimenté el rock.

Me gusta la salsa, escuché a los Beatles y dirigí una banda colegial.”

Y sentiste el “click” con Requiem?

“Claro que si!

Me preguntaban como podían hacer esto o lo otro, y empecé a decirles que “esto esta haciéndose mal”, porque soy muy directo, y los corregía mucho en ritmos, ejecuciones, tiempos, etc, ya que soy muy estricto.”



Leonel López durante un ensayo en el Teatro La Reforma.

Pero qué bueno porque aprendieron de gratis!

“Y daba ideas.

Por ejemplo, yo corregía lo que ya estaba hecho.

Y aun ahora, cuando Roberto me llama para enseñarme sus temas musicales; respeto mucho la idea original.

Siempre me ha gustado respetar eso y le digo a el: “Vamos a escribir esto.”, porque a el no le gusta dejar nada escrito y le gusta que las tomas en las grabaciones, se vayan en la primera prueba.

Asi tenemos una grabación de Alexis Pineda cantando “Joe Casaca”.



A pesar de que llegaron a ser muchos; no se daban abasto para los arreglos tan ambiciosos del grupo.

Cuando conocí a Gerardo Martínez; lloró(de frustración).

Estaba acostado en la cama de su hermano Guillermo porque ahí grababámos y empezamos con la canción “Lluvia de Blanco”, y solo se escuchaba a mi tocando el corno inglés; pero no escuchaba el resto de la canción, ya que grababámos en las condiciones más precarias, con el peor micrófono, al que le poníamos un pañuelo para no electrocutarnos.

Y Gerardo solo miraba porque no podía oir y no nos conocíamos, solo de “Hola”.

Entonces grabé el corno inglés, improvisé y a la primera quedó; y esa es la toma que está en dicha grabación.”



Leonel López es el único autorizado en cambiar canciones en Requiem.

“HARIA FALTA UNA ORQUESTA CON REQUIEM EN VIVO”

Y ya en vivo como combinabas todos esos instrumentos de viento que tocas con Requiem?

“Creeme que ha sido muy difícil tocar en vivo, porque yo toco muchos instrumentos: flauta dulce, corno inglés, oboe, saxofón soprano, ahora el saxofón barítono; entonces es muy difícil.

Necesitaríamos una orquesta para ejecutar todos los instrumentos que son grabados en las canciones de Requiem.

Básicamente!”

Tan compleja resulta la música de Requiem?

“Si, muy compleja.



Requiem tocó en el teatro de Graficentro Editores algunas veces.

Se necesitarían tres guitarristas, un bajista, tres tecladistas, uno de flauta dulce, otro que toque oboe y más de uno, porque hay canciones que llevan tres oboes; cuatro cornos ingleses, dos saxofones, etc.

Las voces por ejemplo, las hemos sacado hasta a través de efectos de peines contra un plástico.

Y dirás que instrumento es ese? Un peine?

Y cuando hacemos el peine para ese efecto, todos le hacemos “ñi ni ri ñi ri ñi”.

Hemos sacado sonidos de cabra y le decía a Roberto en esos tiempos cuando usábamos el “Cakewalk”: “Grabémolo con nuestras voces y despúes le subís a la octava con el programa.”, y al escucharlo, te preguntás: “De donde sacaron esos sonidos?”



La inolvidable obra El Relato de la Zorra arrolló en 1988.

Tambien sacamos unas explosiones, que las hicimos con la boca: todo es cuestión de tener ingenio.”

Entonces para vos las grabaciones de Requiem, son grandes retos personales.

Cuando comenzaste a grabar con ellos?

“Estuve en la segunda etapa, pero muy brevemente.

Cierro la segunda etapa grabando “Mesoamérica”; despúes vino una grabación donde esta “El Proceso del Mago”; pero yo ya no estaba aquí, sino en Estados Unidos, y por eso lo hicieron sin mí.

Habiamos ensayado las canciones pero no pude grabarlas y me dolió haber estado fuera en el 92.



Los bateristas de Requiem, René y Rolando Zelaya compartiendo un momento de complicidad en los 80s.

Yo estuve en Requiem 89, 90, 91 y en febrero del 92 me fui.

Pero aunque no estuve en ese disco; siempre estuve en contacto con ellos.

René también se había ido a Estados Unidos de nuevo, y por eso, Requiem básicamente se desintegró despúes de ese disco.”

Sos muy talentos, cual crees que ha sido tu papel en la banda?

El de asesor musical además de miembro?

“He venido a organizarlo en el sentido musical, no sé…….he sido como un arreglista y no es que quiera echarme flores o no; pero he respetado las ideas de Roberto, porque lo he considerado un músicazo.



José Luis Suazo, impecablemente vestido frente a su teclado en los 80s.

Siempre hablo de él y se lo digo a él.

Las ideas de el y de Gerardo, las estampas de René, todo lo que ha hecho Alexis; he tratado de respetar; pero cuando no se me ha tomado en cuenta en algunas canciones; eso es lo que he resentido.

Porque pude haber hecho algunas voces, meter un instrumento en “Ojos”, “Rojo y Azul”; pude haber tocado ahí, aportado algo; pero cuando no se me ha incluido; me he dicho: “No me necesitaban.”

Y que dice Requiem de estas omisiones de Leonel López en estas canciones?

(René): “Yo no sé que piensan los demás, pero para mí el ritmo de producciones de Requiem y de todos los demás proyectos musicales que hemos hecho; que suman 21 discos hasta el momento en diez años; ha sido tan rápido que de repente, tenés que contar con la gente que tenés a la mano en el momento.



Leonel López al marcharse en 1992 a EEUU por un tiempo; propulsó que la banda se desintegrara.

Y tanto así que en un momento, queremos llegar a preservar tanto la autenticidad de cada tema; que por eso es que grabamos en el acto.

Mucho tiene que ver con una etapa de trabajo que tuvimos, en donde el interés de rescatar la música de la banda era imperativo.

Teníamos que grabarla y registrarla pero no teníamos los recursos, las herramientas, y por eso mucho material adolece de la calidad que hubiésemos querido.

Lo que hacíamos era registrarlo.

Roberto decía: “No! Que quede!” y quería todo en una toma y yo lo contradecía, para que lo hiciéramos lo mejor posible.



Los Requiem sacando “rolas” en los 90s.

Ahora con la tecnología; tenemos más posibilidades e inició una etapa diferente de producción para Requiem.

A veces se quería corregir un detallito apenas y no habían posibilidades de hacerlo, o de analizar el tema y producirlo mejor.

Sin mencionar las locuras que se le ocurrían a nuestro queridisímo amigo, como el decir: “Vos crees que podamos sacar un disco en una semana?” y uno de tonto respondía: “Siiiiiiiii!!!”

Y ese acelere de grabar tanto y espontáneamente de Roberto, es pasión u obsesión?

“Pasión (Roberto)”

“Pasión obsesiva (René)!



René Zelaya en sus tiempos mozos; fue cantante alguna vez con la banda y los sacó de un “macaneo” en 1985.

Te pregunto porque al inicio te consulté que como hicieron para que se soltara y despúes se torna en un músico aceleradisímo.

“Obviamente esa pasión que tiene, hizo que se soltara y hace que te terminés soltando vos también.”

René, sos de los fundadores de Requiem, conocés sus fortalezas, tendencias, y sus fallas.

Que representó para el grupo la llegada de un músico de la talla de Leonel?

“Huy!  Una mejoría al 100 % ,

Eramos muy desordenados, inescrupulosos y creo que lo seguimos siendo, pero a raíz de la llegada de Leonel con sus apuntes tan precisos; pusimos atención y mejoramos mucho.



Requiem relajándose en casa de uno de ellos, a fines de los 80s.

Leonel tiene plena libertad de hace cambios en las canciones, porque el producto final que emita es el más indicado.

Sería difícil decir como lo hace, porque en este último disco, Roberto graba “El Padrenuestro” con Gerardo; y Leonel lo escucha y se lo lleva y le pone sus ideas y regresa donde Roberto y le enseña lo que hizo y es algo mucho más elaborado, más agradable al oído que pensamos que no podríamos aprovechar; porque Gerardo se había enfermado y quizás no podría volver a grabar a tiempo.

Me imagino que Leonel llega a su casa y maquina cada detalle de cada canción y va viendo la partitura de todos los instrumentos.”

(Roberto) “Para mi, hay dos puntos de quiebre en lo que es Requiem; que es lo que nos paró de llegar más allá de donde hemos llegado.

La ida de Fabián Lobo a Europa en el 88 y la ida de Leonel en el 92; esas dos partidas marcan totalmente el rumbo del grupo.”



Fabián Lobo, de los mejores cantantes de la historia del rock hondureño.

ROCK PROGRESIVO CONTRA METAL

Recuerdo aquel sonado concierto de Requiem junto a Khaos en San Pedro Sula en 1985.

Como dos bandas tan diferentes terminaron juntas en un escenario y en una feria ganadera?

“Fue para la Feria Juniana y la idea fue de nuestro vocalista de entonces, Carlos Ralston, sampedrano que entra al grupo despúes del primer concierto de Requiem en enero de ese año.

Entró para cantar en el concierto de marzo del 85 y había sido vocalista de Raices porque fue compañero nuestro en el Instituto San Miguel.

El nos dijo que había chance de tocar en la Feria Juniana y esa fue la única vez que hemos tocado en San Pedro Sula.



Requiem tuvo “memorable” actuación al lado de los metaleros de Khaos en 1985.

Con nuestro temor de tocar en locales mal acondicionados;  por ser una feria y a la par de Khaos, que es metal pesado.

Aparte de eso, el público de una feria es muy diferente al nuestro y sin olvidar, el regionalismo famoso del sampedrano.

En ese tiempo, el recelo de San Pedro Sula con lo suyo, era mucho más marcado que ahora y Khaos era su representante y el grupo más popular de Honduras.

Aceptamos, nos vamos en bus y los instrumentos dijeron ellos que los pondrían en San Pedro y la única condición que pusimos, era que el equipo estuviera a la altura de lo que se necesitábamos y que no hicieran tanta alharaca por la llegada de un grupo de rock capitalino.

Solo queríamos que dijeran que Requiem llegaba a apoyar (gratis) un evento de la Cruz Roja; y Ralston accedió.



Requiem tuvo en el guitarrista, Miguel Matute (centro) al más rockero de todos sus miembros.

Cuando nos bajamos del bus; escuchamos en la radio: “No se pierdan esta noche, el Mano a Mano de Tegucigalpa con San Pedro Sula! Requiem contra Khaos en el campo Agas a partir de tal y tal hora!”

René se enfureció y nos encontramos con Carlos y René le pegó una gran gritada, le tiró las baquetas de la cólera, una por una y más vale que no le pegaron, porque Ralston es karateca cinta negra.

René dijo que no tocáramos, pero llegamos al Agas y vemos que lo que había era un tecladito de juguete Casio y fue cuando René dijo que de verdad, no debíamos tocar.

En el hotel de noche comíamos unas hamburguesas, cuando llega Ralston diciéndonos que no podíamos dejar de tocar, porque los organizadores iban a lincharlo y dijo dos cosas a propósito: “Como me van a hacer esto? Hay hasta muchachas preguntándome por ustedes!  Y también dijo que su abuelita que estaba en silla de ruedas estaba esperando el concierto para oírnos tocar, y con esa caimos!



Afiche de concierto de enero de 1987 de Requiem a solo tres lempiras la entrada en un teatro.

Y no sabemos si fue cierto o no, pero nos llevó al Agas y ya nos habían puesto un teclado más decente: pero era un hervidero de calor y estaba lleno de gente gritando emocionada, porque Khaos ya estaba tocando.”

Y más que ellos se vestían con sus pantalones de cebra o a rayas pegaditos al estilo Quiet Riot, sus camisetas cortadas al estilo Ratt, sus vinchas brillantes al estilo Stryper,  sus solos rapidisímos, sus vocales estridentes y su movedera en el escenario.

“Y nosotros con las camisas de botones metidas dentro de los pantalones, bien peinados, con las plumas fuente en el bolsillo de la camisa; parecíamos oficinistas!

Solo Roberto por el calor se fue con un chaleco y sin camisa debajo, porque en la tarde se le bajó la presión por la temperatura, ya que nunca había estado en San Pedro.

Queria que le pusieran un ventilador enfrente en el escenario para no ahogarse.



Khaos, banda de metal sampedrana y el grupo de rock más popular de Honduras; le “aguó” la fiesta a Requiem.

Una vez que termina Khaos, entramos en pánico escénico horrible y la gente gritaba: “Khaos! Khaos!”

Y al oírnos a nosotros, nos empiezan a silbar.

Y no se callaban para nada y no se podía tocar asi.

No hallábamos que hacer para que se callaran; y de repente nuestro amigo Oscar Ordónez, el “Cerote”, cantante de la banda de rock Laberinto;  y que era de los mejores amigos de Rigo Ochoa y que tomaba su vuelo a España al dia siguiente; se puso enfrente de ellos y empezó a gritar: “Cerotes, callénse, no jodan!” y otras cosas más por el estilo.

La gente empezó a silbar y nosotros con gran miedo de que fueran a empezar a tirarnos cosas.

Pero vimos que Oscar los tranquilizó y empezamos a tocar, pero obviamente, no les gustó y empezaron a tirar cerveza.



Una foto de Requiem de su primera etapa en 1985, cuando ya tenían muchas canciones propias.

José Luis Suazo estaba bañado en cerveza porque era el que más cerca estaba de la gente.

Y a la mitad del concierto; le dijimos a Rigo que la única forma de calmar a la gente era tirar una música más “dura”.

Teniamos el tema “Calabozo para Un Rey” y le dije a Rigo que improvisáramos con el mismo y lo alargáramos, porque era la canción más fuerte del grupo entonces.

En medio de la canción; René se para de la batería (usábamos dos) y se va al micrófono a cantar al estilo Ian Gillan y comenzamos a hacer solos con guitarra, teclado, bajo y pura improvisación.

La gente se calló y René imitó el sonido de la guitarra de la pura ansiedad y muchos optaron por salirse que era mejor que nos apedráran.



José Luis Suazo ha sido un elemento valioso para Requiem desde que eran Raíces.

Asi pudimos terminar el “set”  y José Luis todo preocupado porque decía que no podía llegar oliendo a cerveza tan fuerte a casa de su tía.

Y de la cólera y la frustración nos fuimos caminando al hotel todos desde el Agas en la madrugada.

Pero llevábamos ese sentimiento de dignidad tan bonito de que a pesar de todos los inconvenientes; salimos airosos.

Max Urso aun bromea con Miguel Matute, con el que es gran amigo y le pregunta: “Aja! Y el próximo mano a mano entre Requiem y Khaos, cuando?”

No tuvimos ningún acercamiento con Khaos en San Pedro ni conocerlos ni nada.

No fuimos a prueba de sonido, porque no íbamos a tocar.

Y era la única vez que Requiem ha tocado fuera de Tegucigalpa.



Juventud, divino tesoro! Los Requiem en los 80s, cuando se impusieron como banda anti “covers”.

Despúes de tocar con el Pop en Tegus; no volvimos a tocar con ellos y evitamos tocar con otros grupos por el aspecto del sonido.

Lo hicimos una vez para “El Relato de la Zorra”, pero era un dúo acústico cristiano llamado Krismar como telonero.

Por eso casi no hemos compartido casi con otras bandas de rock.”



Entrevistando a Requiem en Collection de Rock & Pop en el 2013.