En Un Dia Como Hoy

28 de febrero

28 de febrero, 1996 –Los ganadores de los Grammys incluyen a Alanis Morissette. que ganó Album del Año por ‘Jagged Little Pill’ , Mejor Ejecución de Rock Femenina por la canciónn ‘You Oughta Know’, y Nirvana’ quien por su album ‘Unplugged ganó Mejor Album Alternativo.

Sigueme

La Foto Diaria

Las Nuevas Diosas de Horus

Las Nuevas Diosas de Horus (Honduran Gothic Metal)

Frase de la Semana

Rockhouse, el mejor bar rockero de Honduras, localizado en la ciudad de San Pedro Sula.

ROCKERAS CATRACHAS EMPRENDEDORAS: NUESTRAS TALENTOSAS CANTANTES LINDA PERDOMO Y ROSA MARÍA COREA.

El arte es la carrera más sublime de todas.

Pero ser artista es un acto de valor, porque esta es la manifestación del alma que siempre ha estado reñida con los más mezquinos y bajos instintos de avaricia, explotación, manipulación, agresión, sometimiento y violencia del hombre, la creación más ingrata de la mano de Dios.

Lo cual significa que el arte no solo nació para cautivar los sentidos humanos, sino que para ser una vía de rebelión en contra de las maldades del hombre y por ende, los artistas que si retan al sistema de injusticia de una sociedad; es perseguido, reprimido, torturado, castigado y hasta asesinado.

Pero esta es solo una desventaja de aquellos que nacen con los dones de las Musas del Olimpo.



Aunque algunos nazcan favorecidos por las musas, de nada les sirve.

El otro lado oscuro de ser artista es no poder dedicarse a eso para ganarse la vida sin molestar o perjudicar a otros.

Pablo Picasso dijo: “Todos los niños nacen artistas.

El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer.”

Este triste fenómeno se da más que nada en los países pobres en donde la cultura siempre es segunda o tercera en la línea de interés de los gobernantes de tercera categoría; que por la corrupción arrasan con los fondos destinados a cultivar la cultura artística en las poblaciones de sus naciones.

Por eso el artista a menos que nazca en un país desarrollado y rico en donde el arte es parte de su grandeza; su destino es ser un luchador inagotable que no podrá darse el lujo de gozar de los frutos de sus dones, más que de forma espiritual.



Los artistas en sociedades subdesarrolladas en tiempos de pandemia o no; deben luchar contra todo.

Salvo ciertas excepciones, en muchos países de América Latina ser artista es ser un paria, algo que aunque disimule lo mejor posible; es una realidad inmerecida e inevitable contra la que tiene que enfrentarse a diario.

Y qué sucede cuando encima de esto, cae la desgracia de una pandemia que ha sido capaz de paralizar el circuito cultural mundial, así como la industria del entretenimiento musical, audiovisual, etc?
El artista sufre la más grande frustración, manifiesta un miedo genuino que no ha sentido antes y comienza a sentir el azote de la necesidad.

Y los riesgos que corre en una emergencia sanitaria por verse obligados a seguir con su magna faena, son tantos;  que algunos optan por apartarse de su quehacer y resignarse a vivir a costillas de quien pueda ayudarlo o dedicarse a otras labores, algunas improvisadas.



Muchos talentos hondureños buscan sustento en las calles.

Eso es algo que hemos presenciado en nuestra Honduras en las diferentes ramas del arte y es algo que nos conmueve e inspira, porque nos hace sentir que nuestros artistas son seres dotados de una resiliencia admirable que es digna de ser imitada.

Dos de nuestras más destacadas cantantes de rock hondureñas han sido un ejemplo fehaciente de esta reinvención de artistas en la pandemia del coronavirus 2020 y compartiremos sus vivencias personales en exclusiva para nuestro website.

La cantante solista porteña Linda Sarahí Perdomo y la cholomeña Rosa María Corea, actual vocalista lírica de Horus y de Dream Warrior; tuvieron la delicadeza de abrirse con nosotros sin ningún tipo de ambage,  para ilustrarnos como han tenido que ingeniárselas para poder seguir generando ingresos desde sus casas o negocios particulares.

Estas son sus historias!

LINDA PERDOMO: TRABAJO SOCIAL ONLINE, DUEÑA DE SALA DE BELLEZA Y “FITNESS COACH”.

La cantante de rock y metal de Puerto Cortés, Linda Perdomo, que desde que se lució tocando con su banda armada para esa ocasión, en el Rock Fest Puerto Cortes del 2017 de Visión Creativa Films; ha sido una figura prominente en la farándula de Tegucigalpa, no solo por sus numerosos conciertos en bares y restaurantes de la capital, sino por su fuerte promoción en medios de comunicación y sus excelentes relaciones públicas con gente del medio.



Linda Sarahí Perdomo es una gran artista del rock hondureño que tuvo que cambiar su quehacer durante la pandemia 2020.

Linda Perdomo, una luchadora de marca mayor, sin patrocinios corporativos ni inversiones fuertes personales, sino que solo armada con su enorme talento, capacidad de emprendimiento innata, arrolladora simpatía, gran naturalidad y don de gentes; se ha granjeado una carrera artística sólida en la que ha logrado presentar grabaciones de sus propias canciones, dos videos profesionales y una reputación impecable en el circuito musical en tiempo récord.

Ha grabado canciones de metal sinfónico para un proyecto de ese sub género, baladas de metal, canciones de rock pop y de otros géneros diferentes porque es consciente de que su apertura debe ser más amplia, para poder agenciarse mayores alcances dentro y fuera de Honduras y todas canciones originales.

Linda Perdomo era una fuerza intensa en el ambiente musical de Tegucigalpa, el mercado más fértil de Honduras, hasta que el 15 de marzo, 2020 que el gobierno de Honduras decretó la cuarentena por la pandemia del coronavirus; este ciclón rockero tuvo que bajar su intensidad y recluirse como todos los demás.



Linda Perdomo estaba pasando por un gran momento artístico de su vida, cuando el Covid 19 arribó.

Linda previamente ya tenía un trabajo online con una empresa solidaria en el extranjero al que se dedicaba los días laborales por el día y junto con lo que ganaba en sus presentaciones artísticas dentro y fuera de Puerto Cortés; era como esta compatriota sustentaba su hogar formado por ella, su hijo y su madre.

Linda Sarahí Perdomo Bulnes con 35 años en la actualidad, nació en el hermoso Puerto Cortés en la costa norte de Honduras y se crió en el Barrio Los Mangos, pero a los cuatro años estuvo un año en Tegucigalpa al separarse sus padres y regresa a a vivir a la Colonia Portuaria de su ciudad con sus dos padres de nuevo, en la que residió hasta los diez años.

Sus padres después de 24 años de unión, se separaron definitivamente y Linda retorna a Los Mangos por casi dos años, para terminar mudándose con su madre y hermanos a la colonia Bella Vista en donde vivió por 22 años, aunque dos de los mismos los vivió en Tegucigalpa, entre los 18 y 20 años.



El barrio Los Mangos de Puerto Cortés, en donde Linda pasó sus primeros años.

Linda fue alumna del kínder de la Escuela República de México en donde también hizo parte de su primaria y luego ingresó al Instituto Franklin Delano Roosevelt en el que se graduó de Perito Mercantil.

Linda descubrió su gran vocación por el canto a los siete años, ýa que tenía una maestra de biblioteca que los ponía a cantar y siempre le decía: “A ver, a ver!

Que se ponga en el medio la niña que canta bonito!”

Así se convirtió en la cantante oficial de la Escuela República de México de Puerto Cortés y desde entonces, tuvo el sueño de ser cantante cuando fuera grande.



En la Escuela República de México fue donde Linda se convirtió en la cantante oficial infantil.

El rock lo comenzó a escuchar a los seis años, porque su hermano mayor era aficionado a la música pop y rock de los 80s, pero era el otro hermano varón el que era metalero, gran fan de Iron Maiden y tenía empapelado su cuarto de posters de su banda, Metallica, Guns & Roses, Megadeth, etc.

A los 18 años, Linda se muda a Tegucigalpa a estudiar Periodismo a la UNAH y además trabajaba para sostenerse y su estadía en la capital duró dos años.

Comenzó a cantar rock en San Pedro Sula con una banda de amigos llamada Labios Rojos y cuando comenzó su reto de formar una banda y cantar dicha música; su hijo ya tenía ocho años.



Linda comenzó a escuchar rock por un hermano suyo. 

Fue cuando comienza a presentarse con su primera banda en diferentes lugares de SPS y al inicio era algo difícil dejar a su hijo en su casa por sus compromisos artísticos, pero el hecho de que este fuera parte de su vida;  era su máxima inspiración y apoyo moral.

Ser madre soltera para Linda ha significado todo y aunque su experiencia no ha sido bajo las circunstancias más adecuadas; sigue siendo la mejor experiencia de su vida y su hijo es su impulso para haber aprendido a luchar más fuertemente y a no darse por vencida.

Antes del Puerto Cortes Rock Fest 2017 que fue donde hizo su debut verdadero en grande con su propia banda; Linda ya había tocado frente a un público enorme como invitada del Dúo Los Tres en San Pedro Sula y tal sensación de éxito fue lo que la convenció de que necesitaba sus propios músicos.



Fue en el Puerto Cortés Rock Fest 2017, en donde Linda brilló para los no la conocíamos y nos impresionó.

En Tegucigalpa comenzó a ser reconocida poco a poco gracias al sincero respaldo de los hermanos Nilo y Elías Espinal a los que Linda conoció en sus tiempos de estudiar Periodismo en la UNAH.

Nilo siempre ha hablado muy bien de ella como intérprete y Elías también la invitaba a cantar en sus bandas de “covers” o tocaba con ella sin cobrarle nada y por eso ella los quiere tanto a ambos.

Linda comenzó a ser figura en Tegucigalpa muy rápidamente a partir del 2018 y su nombre se disparó por todos lados, lo que para ella fue un logro personal y como artista femenina hondureña.



Cantando en un evento masivo en Tegucigalpa junto a su banda formada en parte por su gran amigo, el bajista Elías Espinal.

La porteña se comenzó a involucrar en hacer tributos, los que disfruta muchisímo y si ha tenido éxito, no es solo porque tiene cualidades artísticas impecables, sino porque ha hecho tributos que nadie más se ha atrevido a hacer antes.

Linda antes de hacer de la capital hondureña su base de operaciones musical activa; realizaba un trabajo online para una empresa californiana llamada Care Solace, que labora con distritos escolares de California, Texas y Nueva Jersey asesorando a consejeros estudiantiles, psicólogos y a las familias de los estudiantes para obtener mejores recursos para alumnos con problemas mentales o que han abusado de sustancias tóxicas.

Linda es asistente de dos directores de Care Solace, por ende su trabajo es de oficina, aunque tiene trato directo con consejeros y psicólogos escolares en EEUU.



Linda se ganó espacios importantes en Televicentro y Emisoras Unidas desde el 2018.

Esta apertura en el circuito musical de Tegus, vino acompañada de una excelente promoción televisiva en Televicentro en programas cómo Las Mañanas del 5 y Los del Cuarto, así como en Rock & Pop de Emisoras Unidas.

La oportunidad televisiva fue por medio del baterista de Delirium, Tino Martínez, quien recomendó a Linda ante su amiga y empleada de Televicentro, la además cantante y actriz, Dulce Bonilla Maradiaga, la que de paso se convirtió en una de las mejores amigas de Linda.

En octubre de 2019, Nicole Fuentes de Las Mañanas del 5 la contactó para que les hiciera un “cover” de Soraya alusivo al cáncer de mama que esta cantante internacional sufrió y por el cual perdió la vida.



Linda le obsequió una canción a la causa del cáncer del seno a Las Mañanas del 5.

Pero Linda le propuso hacer una canción propia para esta causa de salud tan importante y como les encantó la idea; con la ayuda de su excelente guitarrista, Abel Gamero; llevó su letra y la melodía de Abel al estudio Grabando Producciones de Oswaldo Espinal y ahí se grabó la canción homenaje a la causa del cáncer de mama y se tornó en el himno de la misma en el programa Las Mañanas del 5, volviendo en el 2020 a interpretarlo para octubre, mes dedicado a hacer conciencia de dicha enfermedad.

Como Linda tuvo tanta química con el elenco del programa Los del Cuarto de Canal 5, que hasta le dieron parte en un “sketch” en el que Linda mostró sus dotes de actriz en la serie El Señor de los Celos.

Linda Perdomo, una mujer perseverante por naturaleza; llegó a ser la cantante de “covers” de más demanda en Tegucigalpa previo a la pandemia del coronavirus, sin siquiera vivir en la ciudad.



A punta de talento, perseverancia y entusiasmo, se tornó en la cantante más cotizada de los bares de Tegus.

Cuando se le pregunta porque creé que llegó a gustar tanto, responde riendo que nadie es profeta en su propia tierra, en éste caso en su ciudad; porque aunque es porteña, es Tegucigalpa la que abrió una puerta de oportunidades y ama a su audiencia capitalina por haber aceptado a esta “extranjera” en sus lugares de entretenimiento.

Linda piensa que su “pegue” responde a que es de las pocas cantantes nacionales que ha podido grabar su propia música y que la misma ha tenido mucha aceptación, algo de lo que está muy agradecida.

Eso, aunado a sus ingenio de hacer tributos de cantantes femeninas, algunas de las cuales jamás habían tenido su música interpretadas por bandas de “covers” que la mayoría de las veces manejan un repertorio harto conocido.

Nilo Espinal se ofreció para producirle su album debut como solista y Linda grabó y estrenó en radio dos canciones de la creación del cantante de Diablos Negros, incluso logrando un video professional de una de las mismas en el 2019, que presentó en un evento para medios de comunicación en un hotel de Puerto Cortés.



Su viejo amigo Nilo Espinal le compuso dos canciones que han sido muy bien recibidas por el público.

Debido a los numerosos compromisos de Nilo, el álbum se retrasó mucho y Linda tuvo que cambiar de productor forzosamente y le cedió la labor a Elías Espinal, quien también tiene estudio de grabación.

Linda en mayo del 2020, en plena pandemia; lanzó el video de una de las canciones hechas por Elías para ella: Perdida, siendo el mismo posible gracias a sus leales amigos Waldina Moncada y Jorge Wong.

Linda ya tiene otra canción lista y otra en camino, que espera estrenar en 2021 de la mano de Elías; incluso una será a dúo con un artista de Puerto Cortés.

La ascendente carrera musical de Linda se paró abruptamente por la pandemia 2020 y eso no solo le provocó tristeza porque ama su vocación, sino que dejó de percibir ganancias con las que ya contaba.

Sin dejar su trabajo con Care Solace, pero por ser cabeza de familia en su casa; tuvo que buscar una nueva forma de agenciarse fondos.



Linda, una mujer decidida, al comienzo de pandemia, vendía piscinas portátiles y tamales.

La decidida Linda se puso a vender piscinas portátiles de un amigo suyo y hacía sus vueltas contratando el taxi de otro amigo suyo y esto lo hacía cuando la pandemia estaba en un punto álgido y debidamente protegida, salía a su nueva labor y a hacer las compras de comestibles de su casa

Linda también se puso a vender tamales hechos en casa, pero también se puso a estudiar online para sacar un diplomado de nutrición y otro como “fitness coach”, ya que Linda siempre ha sido fanática del ejercicio y el levantamiento de pesas y en el pasado, ya había entrenado a algunas amigas suyas.

Pero en esta ocasión estando en pandemia; decidió tomarlo en serio y hacerlo con el debido conocimiento y empezar a hacerlo como trabajo.



Linda optó por estudiar Nutrición y Fitness online con una universidad mexicana para poder trabajar en eso.

Linda que a todas vistas tiene una figura envidiable; se levanta a diario a las 6 de la mañana a entrenar y a grabar los videos de entrenamiento de cuatro alumnas suyas a las que provee guía nutricional y rutinas diarias.

Su pasión por el ejercicio ahora es un trabajo en un tiempo muy oportuno.

Linda como mujer de retos, no gusta de que le digan que no puede hacer algo y suele terminar lo que comienza; no es persona de planes a medias.

Pero ya para octubre, 2020, tras haber tenido la aspiración con dos amigas suyas unos dos años atrás de abrir un negocio; se pusieron a decidir si en pandemia abrían un restaurante o un salón de belleza; se deciden por “el beauty parlor”, porque requiere de menos inversión.

Juntando sus ahorros y de su amiga, Waldina Moncada se lanzaron e iniciaron el nuevo emprendimiento con ciertas dificultades; pero lo montaron y lo nombraron Central Park con el logo parecido al de la serie televisiva Friends.



Linda frente a su salón de belleza Central Park en Puerto Cortés.

En el mismo hacen de todo un poco: lavado y secado de cabello, uñas, mascarillas y pronto Linda pondrá “perforaciones” (colocación de dijes, argollas, aritos y púas en la piel).

Entonces de esa manera, Linda Perdomo nos comparte cómo siendo una rockera hondureña, que vive en parte de interpreter dicha música; se ha sabido reinventar debido a las inesperadas circunstancias que gravemente han azotado a casi todas las naciones del mundo.

Consciente de que no todas las catrachas tienen su arrojo personal, le envía un mensaje a nuestras compatriotas.



Linda Perdomo espera poder cantar de nuevo normalmente, algo que hizo en febrero en Santé de Tegucigalpa.

“Nunca dejen que alguien les diga que pueden o no pueden hacer, porque las únicas que deben decidir eso son ustedes.

Intenten todo lo que se propongan; el éxito de una mujer no está en cuantas veces se ha resbalado y caído; sino en cuantas veces ha rectificado lo malo, dejado atrás los lastres, sino en cuantas veces se vuelve a levantar para ir en pos de sus sueños.

El ser madre nunca debe impedirles cumplir una meta o un sueño; sus hijos jamás serán un estorbo, sino una motivación para trabajar por sus aspiraciones.

Sigan adelante con las últimas fuerzas que les quedan, teniendo a Dios de su lado.”



Linda con su hijo Gabriel, la mejor canción de su vida.

ROSA MARÍA COREA: DE MAESTRA DE ESCUELA Y CANTANTE DE METAL A CATADORA-VENDEDORA DE VINOS.

Rosa María Corea Villanueva es una de las artistas de rock nacional más prominentes de los últimos años.

La he venido siguiendo desde que la ví cantando con su banda Rebelión en un concierto de Horus que me tocó conducir en 2014 en San Pedro Sula.

Una morenaza de pelo encrespado, figura estupenda y voz hermosísima, se ha ganado el respeto y la admiración del público amante del metal con dedicación, confianza y energía escénica.



Rosa María Corea de Horus y Dream Warrior, tuvo que dar vida a una vieja aspiración familiar, para reubicarse en pandemia.

En el 2019, demostró el crecimiento de su gran capacidad, porque siendo ya vocalista lírica de la banda de metal gótico sampedrana Horus; comenzó a cantar con la banda de metal pesado capitalina, Dream Warrior.

Tuve el gran placer de corroborar lo que Rosa María Corea es cómo artista y persona perseverante, cuando le tocó ayudarme a formar parte de un elenco de cantantes de rock y metal de ambos sexos para un proyecto musical ambicioso del ex tecladista de Rata Blanca de Argentina, Hugo Bistolfi. (proyecto que se lanzaría en 2020 y por la pandemia se postergó).

Y no fue el único proyecto musical en el que participa Rosa María que se postergó o canceló.



El concierto con Horus que Rosa estaba lista para dar en marzo, 2020 en Tegucigalpa.

Ella venía con Horus para Tegucigalpa el sábado 14 de marzo, 2020 a presentar el disco “Inferno” de la banda a la Casa Cultural Bocaloba, en donde darían un gran concierto y se canceló.

No obstante, logró cantar todo el disco “Inferno” junto a Horus en un concierto en el Museo de Antropología e Historia de San Pedro Sula en febrero,  2020.

Rosa María dedicó tiempo desde el 2018 para grabar “Inferno” e hizo un trabajo sensacional.

Rosa María era maestra de escuela primaria antes de la pandemia; una carrera que tiene mucho tiempo de ejercer y eso fue algo que tuvo que dejar de hacer también, porque las clases se cancelaron en todo el país.



Rosa María grabó el disco Inferno con Horus y estaban listos para promoverlo a lo grande.

Su convicción de estar activa en algo productivo, hizo que decidiera hacer algo junto a su padre para poder volver a sentirse útil y además, ayudar con los ingresos de su casa.

Rosa María Corea nos cuenta brevemente su historial artístico, algunos aspectos de su vida, su carrera cómo maestra y además, a que se dedica en los últimos meses en su ciudad de residencia, Choloma, Cortés.

La destacada vocalista nació en La Libertad, Comayagua, pero creció en la colonia Los Almendros de Choloma, desde muy niña e hizo su primaria en la Escuela María Durán de Caraccioli y su secundaria en el Instituto Cristo Rey de la Ciudad Mártir.



Adoptada por Choloma, Cortés, esta es la ciudad en donde se crió y en donde vive Rosa María Corea.

Su bachillerato lo realizó en el Instituto Manuel Pagán Lozano de Choloma y cursó su carrera de Licenciatura en Educación Pre-Básica en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

Desde muy pequeña sintió inclinación por la enseñanza y también por el canto.

A los diez años ya se desenvolvía en presentaciones ante la familia y participaba cantando en eventos escolares, siente que el canto nació con ella.

Rosa nació rodeada de gente artística, gente de su familia y por eso supone que su habilidad es algo que trae en los genes.



Rosa María hizo su primaria en la Escuela María Durán de Caraccioli de Choloma.

Por ellos se empapó con todo lo relacionado al canto, porque notaron que la pequeña Rosa María tenía algo especial y la ayudaron a enrolarse en el arte.

A los doce años comenzó a interesarse por el rock por medio de su tío Javier Villanueva y a esa edad ya le encantaba Guns & Roses, Queen, Pink Floyd, entre otros.

Rosa al terminar su secundaria, se fue a vivir al extranjero cuatro años y al regresar comenzó a estudiar Educación Pre Básica en la Pedagógica y para ese tiempo, comenzó a participar como vocalista de rock en bandas.



Rosa María viene de una familia de conjuntos musicales, así aprendió a valorar dicho arte.

Pero no solo escuchaba rock; aprendió a cantar otros géneros, porque en su familia habían grupos musicales y así aprendió a asimilar diversos ritmos y a desenvolverse en un escenario.

Sus inicios fueron en el 2010 en una banda de “covers” y siempre lo ha hecho con músicos, nunca sola; no obstante, junto con su hermano Moisés Corea, ha cantado en público de forma acústica.

Desde el 2011 comenzó a hacerlo de forma comercial con bandas de “covers” y hasta antes de la pandemia, era algo que seguía haciendo durante muchos fines de semana para agenciarse dinero extra y porque disfruta cantar intensamente.



La primera banda de música original que tuvo la suerte de tenerla, fue Rebelión de Choloma.

Pero su primera banda de música original fue Rebelión, banda de heavy y power metal en la que fue cantante líder y con la que vivió momentos inolvidables junto a su hermano Moisés, Juan Ramírez, César Cabrera, Alejandro Almendarez (su novio) y Kenny, a los que considera excelentes músicos y compañeros respetuosos.

Con Rebelión vivió tiempos de hermandad y buenos conciertos, siendo esta una de sus mejores experiencias.

Rosa María venía saliendo de Rebelión y tratando de lanzar su propio proyecto musical, cuando Marvin Callejas la invita a cantar a Horus como vocalista lírica a través de un mensaje de Whatsapp y se sintió muy halagada y a la vez sorprendida por haberla tomado en cuenta.



Horus no vaciló en buscarla como cantante lírica cuando salió de Rebelión.

No lo pensó dos veces y dijo que si al instante y reconoce que Horus definitivamente ha sido un incentivo para salìr de su zona de confort e incursionar en lo complejo de la vocalización profesional.

Se siente muy bien ser parte de su alineación y estar en el escenario junto a ellos es adrenalina pura, tanto por su música tan elaborada y hermosa como por la calidad de artistas que integran la banda.

Y en el 2019, cuando estaba en pleno apogeo con los conciertos de Horus tras haber cantado hasta en el Teatro Ruben Darío de Managua con ellos; la invita a cantar el dueño de la gran banda de metal pesado de Tegucigalpa, Dream Warrior, Marlon Andino; que es el estilo de metal que más se adhiere a su gusto personal.



Tegucigalpa también quiso aprovechar su talento y la banda Dream Warrior la reclutó.

Aceptó de inmediato y cuando cantó con ellos por primera vez, se sintió como en su casa ya que la química en el escenario fue genial y nos anticipa que Dream Warrior lanzará un nuevo disco de estudio con ella al frente de las vocales.

En total, la experiencia artística de Rosa María Corea antes de la pandemia 2020, fue bastante emocionante, ocupada y satisfactoria y eso incluyó un proyecto internacional al que tuve el gran gusto de incorporarla en 2019.

Este es un proyecto musical del ex tecladista de Rata Blanca, el virtuoso Hugo Bistolfi y confié en Rosa María para que fuera una de las representantes femeninas del rock hondureño que nos hiciera valer en el mismo.



Rosa es una de las dos vocalistas hondureñas que forman parte de un proyecto internacional del ex Rata Blanca, Hugo Bistolfi.

A Rosa jamás se le cruzó por la mente que algún día sería tomada en cuenta para un proyecto internacional de esa magnitud, que aglutina a las mejores voces del rock y el metal hondureño y se siente muy afortunada de ser considerada.

Evoca al gran Hugo Vistolfi escribiéndole y dándole indicaciones sobre la canción que le tocó grabar del gran músico argentino y no se lo podía creer.

Aunque el proyecto se paró por la pandemia pero obviamente será lanzado en su momento; Rosa afirma que fue una experiencia única para ella.

Pero de repente, el mismo sábado que le tocaba a Rosa María Corea venir a Tegucigalpa a presentar el disco “Inferno” de Horus en Bocaloba en pleno casco histórico de la ciudad; se cancela el evento porque ya se miraba venir el cierre del país.



Rosa María estudió Licenciatura de Educación Pre Básica y tiene muchos años de ser maestra.

Y así como así, se paró su carrera como cantante y la de todos sus compañeros de Horus y Dream Warrior y eso que venía de ser seleccionada como la Cantante Femenina 2019 del Rock Nacional por mi programa Collection de Rock & Pop de Emisoras Unidas.

Rosa laboraba como maestra de educación primaria a través del gobierno y tenía aproximadamente 16 años de dedicarse al magisterio, reto que comenzó muy joven y que ama.

Pero no dejaba de cantar “covers” los fines de semana para divertirse y ganar un poco más.



Fue la Vocalista Femenina 2019 del Rock Nacional.

Rosa María comenta que siendo maestra se aprende de todo y que te vuelve guardia de seguridad, enfermera, psicóloga, orientadora, policía y mamá de niños ajenos y que es una labor muy digna.

Y el cantar para esta cholomeña es vida y que haber nacido con ese don, es uno de los mejores regalos que Dios le ha podido dar.

Meses después del cierre, Rosa pudo retomar su rol de maestra, una vez que el gobierno aprobó las clases en línea y que eso es difícil por motivos obvios.

Afirma que extraña estar en su salón de clases con sus niños y que ha tenido que adaptarse a los cambios e ingeniárselas para estar en contacto con sus alumnos, puesto que no todos tienen las posibilidades económicas para conectarse a un dispositivo electrónico y recibir clases.



Como maestra online en pandemia, Rosa ha tenido que ingeniárselas para poder abarcar a todos sus alumnos.

Ella ha tenido que encontrar la forma de que las lecciones y las tareas lleguen a estos niños para que no se queden rezagados del resto.

Siendo los músicos de los sectores más afectados con la pandemia; muchos han tenido que hacer uso de la creatividad para poder salir a flote, aparte de extrañar los conciertos, los ensayos, las grabaciones y la experiencia de ser parte de algo sensacional.

Rosa María no contenta con dar clases, quiso hacer algo más, puesto que aunque no se hubiera dado la emergencia de salud; lo del negocio de vinos familiar era que se venía acariciando desde años atrás.



El negocio familiar al que se lanzó Rosa María Corea junto a su familia en pandemia 2020.

La familia Corea Villanueva previamente tenía todo lo necesario para abrir su negocio Vino Artesanal Don Pedro, pero la falta de confianza en ellos mismos, los había detenido.

Cuando era adolescente, su papá Pedro Corea experimenta por cuenta propia con la elaboración de vinos como hobby y le gustaba distribuirlo entre la familia para ser degustado y disfrutaran de su “quot-juguito-quot”, como el lo llama.

Y a medida fué pasando el tiempo, don Pedro lo fué perfeccionando y empezó a ser muy cotizado entre las personas que lo probaban y se dieron cuenta que podría ser un buen emprendimiento y entre los dos hermanos de Rosa y ella; convencieron a su papá de que lo comercializara.



Don Pedro Corea, un caballero culto y gran conocedor de vinos; es el creador de estos deliciosos productos hechos en Choloma.

Pedro Corea es un sociólogo de profesión, profesor universitario y una persona muy culta.

Con todo el respaldo familiar, por fortuna, el vino Don Pedro ha sido un éxito en Choloma por sus sabores frutales tan peculiares como ser de naranja, uva, y marañón y su dulzor particular los hace ser muy buscados.

El negocio se llama Vinos y Más, esta ubicado en el Mercado El Ceibón de Choloma (frente a Surtidora Lizeth) y su producto central es el Vino Don Pedro, que es el que más sobresale, a pesar de que ellos también venden marcas reconocidas internacionales como Casillero del Diablo, Frontera y Santa Helena, que son muy buscados también entre los amantes de esta espirituosa bebida.



Botellas de vinos Don Pedro es el nuevo patrimonio de la familia Corea Villanueva.

Los vinos de marcas internacionales los obtiene la familia Corea fácilmente gracias a distribuidoras hondureñas que los importan.

Rosa y sus dos hermanos se involucraron en esta idea de abrir el negocio, porque su padre no podía hacerlos solo y necesitaba del apoyo de sus vástagos para sacarlo a flote en preparación y producción de los vinos, así como su presentación y distribución.

Sin incluir que los hermanos Corea tuvieron que volverse catadores igual a su papá y poder dar el visto bueno del producto final.

Por su parte, Rosa se considera una mujer a la que le gusta sobresalir por la estética y por eso se encarga de escoger la presentación de la botella de vino, como ser colores,  nombre y lineamientos para hacer la etiqueta.



Rosa María Corea aparte de ventas, también es la asesora de imagen de los vinos Don Pedro.

Rosa tuvo mucha participación en esos detalles previo a la apertura de Vinos y Más y por fortuna, ya era una amante del vino y ya se relajaba con el mismo tras un día de trabajo arduo al escuchar música o leer.

Y nada mejor que un vinito hecho en casa!

Rosa María dedica unas horas al día a atender Vinos y Más junto a su papá y promueve el producto en su cuenta de Facebook.



Padre e hija luchan a diario juntos para sacar adelante los Vinos Don Pedro en Choloma.

Con respecto al disco de Horus en el que tomó parte como cantante lírica “Inferno”, el primer disco de música original en el que participa y que seleccionamos como Disco del Año 2020 del Rock Nacional en mi programa Collection de Rock & Pop; Rosa suena fantástica en el mismo y hasta tiene un video grabado con su imagen y la de su compañera Alejandra Lynn: “Heroin (A Tribute to Berta Cáceres).

Rosa María es del criterio de que Inferno es un buen disco, con una selección de excelentes composiciones, y cada una de las canciones tiene algo especial.

En “Inferno”, Rosa interpreta dos canciones ya muy reconocidas de Horus y de alta calidad, como ser El Código Secreto y Quarens Quem Devoret, algo que para ella es muy significativo; dejar su huella bien marcada en una grabación de una banda del prestigio de Horus.



Rosa María Corea grabando la balada “Heroin” de Horus.

Y es que en este disco participan cuatro vocalistas diferentes y por ende, para Rosa lo que le tocó, tiene mucho valor artístico.

No obstante, reconoce que si ha sido frustrante que los planes de la banda se hayan venido abajo, puesto que estaban muy entusiasmado con la salida de “Inferno” y toda la promoción que abarcaría.

Pero aclara que ella y sus compañeros siguen en contacto para planear nuevas formas de trabajo, como ser algunos videos de sus canciones nuevas hechas desde sus casas y otras acciones para que Horus sobresalga a pesar de la situación obligada de no tener conciertos para evitar contagios masivos,  los que en Honduras son elevados y a nivel regional es el país con menor capacidad de control sanitario sobre este virus.



Rosa María dice que Horus sigue planeando formas de promover su música.

Rosa afirma que tanto Horus como los demás músicos de rock y metal locales deben ser innovadores y buscar formas de seguir demostrandos sus capacidades artísticas y que no deben sentarse a esperar a que la pandemia pase.

Rosa María, que no es ninguna “dejada” nos comenta: “En lo personal,  me he mantenido ocupada, practicando canto, mejorando mi vocalización, aprendiendo nuevas técnicas.

Todos loś días practico, canto para no “enfriarme”.

No desaprovecho invitaciones para colaborar con mi voz en proyectos musicales de amigos o de bandas, grabando desde casa y enviando mis audios.

Definìtivamente creo que la pandemia no ha sido un obstáculo para no seguir;  al contrario, es cuándo más ocupada he estado.”



Esta maestra y artista del rock, da un ejemplo de lealtad a su familia aportando a la nueva empresa de vinos.

Y el mensaje que Rosa María Corea Villanueva le envía a las mujeres hondureñas que tienen miedo de su presente y del futuro por la presencia de este virus temible e invisible, es el siguiente.

“Es normal sentir miedo, preocuparse ante esta situación que enfrentamos.

No es fácil;  esta crisis nos ha orillado a reinventarnos y a buscar nuevas formas de subsistir.

Pero a pesar de la situación, es muy importante ser positivas y desde casa buscar la forma de

cómo avanzar, ya que el tiempo pasa y no podemos quedarnos estancadas sin hacer nada.

Debemos mantenernos activas.”



Rosa María Corea espera sacar un disco con Dream Warrior este año y seguir promoviendo Inferno de Horus..