En Un Dia Como Hoy

15 de diciembre

15 de diciembre, 2010 – El automóvil Ferrari del cantante OZZY OSBOURNE, golpeó a un Mercedes Benz por la parte trasera al entrar a una carretera de Los Angeles. Ambas partes esperaron a que la policía llegara e intercambiaron información, partiendo sin incidentes. n No hubo heridos y el daño fue menor. El representante de Ozzy no comentó inmediatamente sobre el suceso.

Sigueme

La Foto Diaria

Rhonda Nelsom

Las Esposas del Rock & Roll: RHONDA NELSON, DAMA SUREÑA, FILÁNTROPA Y AUTORA DIFERENTE DE LIBROS DE ESPOSAS DEL ROCK

Frase de la Semana

Rockhouse, el mejor bar rockero de Honduras, localizado en la ciudad de San Pedro Sula.

SAN JOSE FUE CIUDAD PARAÍSO!! COBERTURA EXCLUSIVA PARA HONDURAS

Ah, Guns & Roses en Costa Rica!

Esto era como un regalo navideño rezagado por largo tiempo en la lista de San Nicolás, para los ticos.

Creo que ningún costarricense se lo creyó, hasta que estuvieron todos apiñados en el Estadio Nacional de Costa Rica en la capital josefina,  el sábado 26 de noviembre, 2016.

Y lo menciono por la fallida llegada de Guns & Roses a Tiquicia en el 2010, la cual sigue cubierta bajo un fuerte velo de controversia, que tenía amargados a los fans de la banda y aun más a los productores de dicho evento,  hace seis años atrás.



Pero por fortuna, la muy emprendedora compañía RPMTV.NET Xtreme Family Entertainment del empresario Manrique Mata; logró hacer este sueño realidad para los centroamericanos y sobre todo, porque tuvo el acierto de traer a Costa Rica, la gira de reunión de Guns & Roses “Not In This Lifetime”.

O sea que después de seis años del fiasco, los centroamericanos recibimos “the real deal” al poder ver en vivo a tres de los músicos,  que nos hicieron correr la sangre desde 1987 con sus canciones de rock duro de letras osadas y riffs inmortales bañados de testosterona, pertenecientes a su gigantezco disco “Appetite for Destruction”.

Casi nada! La prensa llama a esta gira “El Reencuentro del Siglo”.

La monumental gira que lleva el nombre de la respuesta que el cantante Axl Rose le dio en el 2012 a un periodista que le preguntó que posibilidad había de que el grupo se reuniera; comenzó en abril en Las Vegas, Nevada, con un concierto sorpresa unos días antes en el bar hollywoodense Trobadour.



Luego Guns & Roses tocó dos días en el festival Coachella como cabeza de cartel, luego la armó a lo grande en dos fechas en México, y de junio a agosto tocó en Estados Unidos y Canadá con un éxito extraordinario, ya que recaudó 117 millones de dólares en taquilla y acaparó más de un millón de espectadores.

A finales de octubre, comenzó la fase latinoamericana de su gira que abarcó Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Costa Rica y México.

Según los contadores de Guns & Roses, “Not In This Lifetime” es la gira más cara del 2016, puesto que recauda 5.5 millones de dólares por concierto, lo cual torna a estos idolatrados músicos, en la banda de rock más cara del mundo.

Guns & Roses se transporta en un lujoso jet Boeing 757 que compraron para usarlo en para su gira latina y todo lo que les espera en Europa, Asia, Australia y después de vuelta a Norteamérica.



El avión de Guns & Roses estacionado en el aeropuerto Juan Santa María de San José.

El escenario usado es de 22 metros de ancho e incluye una pasarelas de 9 metros de largo en el centro de la estructura y gradas iluminadas con tecnología LED a lo largo del mismo, además de un sistema de video automatizado de 24 metros de alto que da vida a tres pantallas centrales y seis pantallas en columna.

Dentro del armazón, se encuentra el TAIT Navigator, un software desarrollado para controlar y operar de manera automatizada, la plataforma que eleve y desciende el piano utilizado por Axl Rose en “November Rain”.

El personal de armado y el cargamento del escenario y demás es movilizado en 68 furgones, 48 para el cargamento de acero y 20 para la carga de producción: consolas de sonido, luces, pantallas de video, 106 altavoces y 300 luces movibles.

Todo esto es manejado por 250 miembros de personal, 125 que viajan con la banda, y otras 125 que son contratados en cada lugar de concierto.



El montaje de la gira “Not In this Lifetime” es monumental.

Todo el montaje toma tres días y doce horas se usan exclusivamente a la descarga de los furgones.

Sin duda, es una producción titánica, que prueba que las buenas cosas nunca pasan de moda, ya que Guns & Roses con este lineamiento (aunque hace falta Steven Adler); es un acto artístico que rompe la barrera del tiempo y conquista a gente de todos los tipos y estratos sociales.

Por algo en este show costarricense, todos fuimos dulces niños suyos.

Me llegué al acceso 5 del Estadio Nacional tico en compañía de mi colega periodista Gerson Campos Artavia, para recoger nuestras muy cotizadas credenciales de prensa y una vez que las obtuvimos; comencé a tomar fotos de los fans de Guns & Roses que pasaban por mi lado.

Me sorprendí de la cantidad de hondureños que escogí para fotografiar sin saber que eran paisanos, hasta que ellos me lo decían.



Con Nilo Espinal, cantante de Diablos Negros y sus amigos, en la entrada del Estadio Nacional, antes de entrar al concierto.

Por lo que supe por parte de muchos ticos, andaban muchisímos catrachos!

Entre los conocidos de mi país, me encontré al cantante de los Diablos Negros, Nilo Espinal y a la esposa del reconocido locutor y animador televisivo, Gustavo Vallecillo.

Otro detalle que me llamó la atención no fue la cantidad de camisetas de la banda que habían con la gira latinoamericana; sino que la belleza de prendas que los ticos se esmeraron en sacar, tal como bufandas lujosas de la banda y hasta el sombrero de Slash.

Algo que no me pareció fue que en las camisetas ticas, la gira latina llegaba hasta San José; en cambio en las originales, si se incluyó a Ciudad México, que fue la última parada de Guns & Roses.



Camisetas de todos los tipos y estilos de la banda, se encontraban frente al estadio.

Además habían bonitos pañuelos, gorros, bandanas, discos, chaquetas y hasta calcetines de los Gunners a lo largo y ancho de las calles que circundan el coloso costarricense, en donde se presentó Black Sabbath con Megadeth en el 2013.

Claro que me encontré nicaragüenses, panameños, salvadoreños, guatemaltecos y hasta beliceños, aparte de la raza tica super bien enfundada en su pinta “Guns”.

La gente comía o se tomaba sus cervezas afuera del estadio en los locales que rodeaban el estadio, ya que adentro se prohíbe la venta de alcohol y la comida es muy cara: aunque vimos un puesto de cerveza sin alcohol adentro.

Y si señores, era un mar de gente, vi hasta papás y mamás acompañando a sus hijos al concierto, algo que casi no había visto antes en Costa Rica y entendí que ver a esta banda era una fiesta para los ticos y querían celebrarla juntos.



Fans hasta de bastón por alguna lesión, llegaron a ver a Guns & Roses.

También vi fans en bastones y en sillas de rueda en dirección al concierto; y era obvio que nadie quería perderse este histórico acontecimiento, uno que esperamos todos 23 años para que se diera.

También me contaron que hubo chavos y chavas acampando afuera del estadio desde días atrás y que algunos de los fans más jóvenes no habían podido ir al concierto porque fueron al de Metallica y no les ajustó el dinero (ambos conciertos estaban casi pegados); y otros no se arriesgaron a ir porque creían que iba a caer una tormenta enorme esa noche y que esto afectaría la realización del espectáculo rockero.

Cuando íbamos entrando al estadio, vi que los patrocinadores sacaron ventaja de la imagen de la banda, como ser los tennis Converse, Universal Music, Credomatic, cerveza Imperial, etc.

Habían stands en donde los fans podían tomarse fotos en un trono de Guns & Roses junto a otras atracciones de la banda.



Preciosas bufandas se vendían a un precio elevado por lo fino del producto.

Una vez que ingresé a la sala de prensa a la que fuimos escoltados por el muy amable Juan Carlos Peña de RPMTV.NET, nos ofrecieron donde sentarnos, bocadillos y café y refrescos y tras varios minutos de departir entre colegas; nos dieron las instrucciones que ya nos habían transmitido por correo y la mayor recomendación fue; no tomar fotos con cámara profesional a la banda principal en ningún momento, porque era una orden que venía del manejo artístico de Guns & Roses.

Nos dijeron que estaríamos en la gradería de prensa más cercana al escenario en el sector izquierdo del estadio, pero sabíamos que una vez comenzado el show; los periodistas teníamos derecho a posicionarnos en el sector Platinum.

En esta gradería habían escritorios y sillas para las laptops con señal de Internet para enviar material a un medio y la verdad es que la vista del escenario desde ahí, era muy buena.



Con una miembro del fan club de Guns & Roses Costa Rica frente al estadio.

Tuve el gusto de conocer a colegas de la radio, la televisión y la prensa rock de Costa Rica, con quien me encantaría tratar más en el futuro.

Pude saludar a Don Stockwell, director musical de RPMTV. NET brevemente y me preocupé ver el cielo nublado, ya que solo pensaba en la tormenta que cayó en El Salvador para el concierto de Megadeth.

Pero yo tenía la sensación de que no parecía que fuera a llover mucho y además, los ticos estaban muy preparados para lidiar con el mal tiempo en su evento.

Pero la gente andaba preparada en gran parte con impermeables para la lluvia y sus chaquetas de cuero o acolchadas.



En la gradería de prensa con el director de la revista rock tica Papparina.

La banda telonera Gandhi, una consentida de los bares costarricenses; y con una gran popularidad; abrió el show con gran seguridad y excelente sonido.

Gandhi supo llegarle a la gente y varios colegas me dijeron que de acuerdo a su gusto, Gandhi era lo mejor que tenía el rock local.

Gandhi tocó de 45 minutos aproximadamente y prepararon los ánimos de la gente apropiadamente.

Se despidieron emocionados y la gente les aplaudió mucho; y francamente dieron la talla en un estadio, para ser una banda que toca “covers” en bares.



En la gradería de prensa mientras esperaba el concierto.

Me di una vuelta por los stands de mercadería oficial de la banda y la variedad de camisetas estaban a 26 dólares, y la gente las compraba sin pensarlo.

Estaban preciosas y palabra que se agotaron, porque la que compré al final del concierto; era la última que quedaba en los dos puestos de venta de Official Guns & Roses Merchandise.

La gente comenzó a aglutinarse en sus respectivos lugares y la llovizna caía muy leve, sin que molestara realmente, pero nunca faltaron los que corrieron a buscar refugio a los stands con techo.

RPMTV. NET es muy cuidadosa con la puntualidad de sus eventos y a partir de que salió Ghandi, la gente comenzó a contar los minutos para que Guns saliera a tocar al filo de las siete de la noche y fracción.



Así se miraba el cielo la noche del 26 de noviembre en San José de Costa Rica.

Hacía un frío agradable y el cielo estaba nublado completamente y estoy segura que todos le pedíamos al Creador, de que no nos dejara caer una lluvia fuerte.

Según el estimado que llegó a mis oídos, llegaron a ver a Guns & Roses entre 35 y 36 mil fans de siete naciones diferentes.

La gente empezaba a corear “Guns & Roses! Guns & Roses!” con el escenario ya oscuro y pasaban los minutos y no aparecían.

Lo único que había en las pantallas gigantes era el logo gigante de la gira latinoamericana en rojo dando vueltas y de repente, a las 7:29 aproximadamente; se disparan las pistolas del logo unas dos veces y se deja caer el tema de Looney Tunes, el que sonaba en las tiras cómicas “Fantasías Animadas de Ayer y Hoy” de Warner Brothers.



Esta era la imagen en las pantallas laterales del escenario, antes de que comenzara el show de Guns.

Entendimos que la jungla se había abierto para nosotros y la gente se dejó sentir con sus gritos y con sus teléfonos celulares encendidos listos para captar el momento.

Las graderías parecían una constelación de luces en la oscuridad.

Se escucha una voz masculina que dijo algo más o menos así: “San José, como están? Están listos? Desde Hollywood, Guns & Roses!!”.

Salen los ídolos con toda su adrenalina desbocada bajo luces azules a tocar la agitada canción de 1987 “It´s So Easy” y de inmediato se vió en las pantallas gigantes, tomas de rostros de mujeres bellas en lentes oscuros, escenas algo sugestivas sexualmente, el logo de la actual gira y un recuerdo del pasado: “Guns & Roses Was Here!”.



Esta fue la primera imagen que recibimos de Axl Rose cuando salió a cantar “It´s so Easy”.

Vimos a William Bailey aka Mr Axl Rose, con una pinta muy rockera, jean azul desteñido, camisa de cuadros rojos alrededor de la cintura, al mejor estilo grunge,  camiseta de un lobo Harley Davidson, una chaqueta de cuero negro con tachas plateadas en las solapas y en las mangas y encima de eso, un chaleco militar y un sombrero negro estilo español.

Cargado de joyería plata y de diamantes en su cuello con dos grandes pendientes de cruz y en sus dedos, varios anillos de calaveras y diamantes, muy “bling, bling” el señor super estrella.

Esta canción que se fue rapidito, como eran las canciones de rock en los 80s por lo general, de no más de tres minutos; y fue un excelente abridor por su energía y su brevedad, un buen “foreplay” antes del “heavy petting”.

En esta canción del “Appetite for Destruction”, Axl muestra algo de esa supuesta misoginia que algunos dicen que tuvo alguna vez, ya que aquí reconoce como es que veía a las groupies de su banda, como objetos de placer desechables y en la que se jacta de que él hace lo que quiere y como desde entonces, tuvo la capacidad de hacer que la gente se desviviera por él.



Esperé muchisímos años para conocer a Axl Rose, pero con el Guns original (bueno, parte de la misma).

No niego que cuando vi la figura de Axl y Slash en la pantalla grande, me sentí veintiañera de nuevo; todos mis recuerdos de mis años difundiendo rock en radio y televisión en los 80s, se me vinieron a la cabeza.

Recordé con orgullo como fui determinante para poner a Guns & Roses en el mapa hondureño a través de mis programas de Stereomil de Emisoras Unidas y a través de mi programa de videos musicales “Billboard” de Canal 3 de Telesistema Hondureño.

Ese es un orgullo personal que como buena fan deseaba manifestar en este reportaje.​

Y el gran Slash que se ha convertido en una bestia de hombre, con un torso muy bien trabajado y más alto de lo que yo ya sabía que era, cuando lo vi en Graspop Metal Meeting 2009 con su propia banda; lucía su típica vestimenta de los 80s: su sombrero de copa negro, un jean azul con sus “chaparreras” de cuero negro, un chaleco negro de calaveras blancas y como es un hombre sin complicaciones; unos tennis negros.



Slash, impecable guitarrista, que durante esta gira, se dedica a honrar a su s héroes de la guitarra personales.

Pasan los años y el estilo de Slash para vestir sigue siendo el mismo; lo que ha cambiado, es que ahora es mucho mejor guitarrista que antes, porque nunca para de tocar.

Y no lo vimos con el cigarrillo pendiendo de su boca que era otro de sus sellos característicos, ni con la botella de Jack Daniels, ni sonriéndose socarronamente, ni mostrando el torso desnudo, ni coqueteando con alguna fan, ni haciendo locuras como bañarse de cerveza o tirarse el suelo sin que se supiera si era por la emoción o la borrachera.

Pero vimos a un Slash mucho más maduro, mucho más talentoso y dueño absoluto del escenario; si él a propósito quiso evitar robarle la luz de los reflectores a Axl; fracasó, porque la mayor atracción de la noche fue él.

Ver a Slash tocando su música bajo el sol en un festival europeo es una cosa; verlo de noche y con llovizna tocar con su banda Guns & Roses en tu propia región; es un alucín mucho mejor.



No conocí al Slash auténtico, pero tuve el gusto de conocer al costarricense.

Y el gran Duff McKagan, señor bajista de grandes kilates, un total caballero y una super estrella de rock considerada con sus fans, puesto que enfundado en sus jeans negros, su camiseta negra de Motorhead (Hail Lemmy!), su faja de destellos plata y sus tennis negros y su clásica chaqueta de cuero negra (al mero principio nada más); nos hizo respirar con total complacencia, porque fue el que más “nos paró bola”.

Un showman de carrera, con su bajo blanco con su homenaje a Prince, sus tremendos “slaps” y sus coros sensacionales; nos recordó tanto al hombre que vimos más joven, flaco y greñudo en el video de “Patience” cuando recorre el pasillo de un hotel con una bandeja de platos y vasos y se va a quejar a la recepción.

Que refrescante fue volverlo a ver, ya que tuve el enorme placer de deleitarme con su banda Loaded en el Graspop Metal Meeting 2009 y me fascinó corroborar que puede cantar muy bien y que no olvidaba su repertorio clásico de Guns.

Y el fiel tecladista Dizzy Reed de 53 años, que ha estado a la par de Axl contra viento y marea desde que entró a la banda en 1990 directo a grabar los “Use Your Illusion”; luce muy bien, con barba, el pelo más corto y vestido de jeans y camiseta oscuros y un chaleco negro de calaveras rojas.



Duff McKagan, músico sólido y gran estrella del escenario; se pulió en todo el show.

Su enorme experiencia como tecladista de rock duro se manifiesta al máximo y es que tiene mucha práctica el hombre; ya que a fines de los 80s, fue que lo contrató Axl cuando sabía que iba a incorporar teclados y fue un ofrecimiento muy oportuno, porque el pobre Dizzy estaba en quiebra.

Por eso me imagino que yo le entrega tanta lealtad a Axl, y ya sabemos que eso es muy difícil, porque muchos tiran la toalla, porque no aguantan el comportamiento errático que ha hecho tan tristemente célebre a Axl desde antes de ser una estrella.

En el 2014, Dizzy dijo que Axl era la persona más generosa que ha conocido.

Enough said!

Y qué decir del guitarrista Richard Fortus que acaba de cumplir 50 años ?

Un músico de primer nivel, excelente presencia escénica, fantástica imagen, arrolladora simpatía, que todo el tiempo me recordó físicamente a Izzy Stradlin cuando era joven.

Si le hubiesen puesto la boina de Stradlin; hubiera jurado que era él!



Richard Fortus, que parece hermano del guitarrista original Izzy Stradlin, un artista de largo alcance.

No solamente se viste algo parecido a él en ocasiones sino que ha reconocido que tiene muchas similitudes con el fundador de Guns & Roses con respecto al estilo de tocar guitarra y de gustos similares en rock.

Hum! Se le olvidó mencionar a Richard que parecen hermanos porque hasta son narizones!

Richard todo vestido de blanco y negro con chaqueta de cuero negro por la lluvia, la que luego se retiró igual que Duff, desde el primer momento se dejó ir con pasión y desenvoltura de la experiencia dejada por diversas bandas reconocidas en las que ha estado como ser The Psychedelic Furs, Dead Daisies yThin Lizzy y ha colaborado con grandes como Ozzy Osbourne y Billy Idol.

El hombre toca con Guns desde el 2002 y se nota que cuenta con toda la confianza de Axl, quien al momento de presentarlo en una parte del show, le dio porras y dijo que tiene 16 años de estar con él.



Los fans de Guns costarricenses esperaron seis años para ver a su banda amada en su país.

Si no pudimos tener a Izzy porque este dijo que la repartición del dinero de la gira era inequitativo entre los Guns originales; al menos tuvimos a un guitarrista que nos lo recordó todo el tiempo.

Frank Ferrer, baterista negro de 50 años, que forma parte de Guns desde el 2006; que tiene toda la pinta del músico de sesión que es; a pesar de que andaba vestido como rockero y que tocó como un campeón; fue uno de los elementos secundarios en este show.

Podrás estar entre los 100 mejores baterista del mundo, Frank, pero no sos Steven Adler.

Ha sido compañero de Richard Fortus en dos bandas y es un hecho que el alto baterista, disfruta totalmente tocando con Guns & Roses.



La mercadería oficial de Guns & Roses, se agotó durante el show.

Se siente la química que tiene con sus demás compañeros, y sus solos son cosa seria.

Por su parte, la juvenil tecladista Melissa Reese, es como la hija de los Gunners, porque es la talentosa hija de un ex baterista de la banda, Bryan Mantis, es pianista desde los cuatro años y una muy buena compositora y productora, su música ha salido en populares series televisivas y se estrenó como miembro de Guns en el Trobadour.

Su delgada figura, su pelo largo platinado y su pinta glam rock, así como su capacidad de interactuar con el público moviendo los brazos, aplaudiendo y sonriendo constantemente; la hacen una novedad especial en la gira.

Y como no va a serlo?

Es la primera mujer que toca con la banda de rock más peligrosa del mundo!



Axl Rose no canta exactamente igual que antes, pero siempre tiene un muy buen nivel.

Y ella y su papá han grabado dos discos con el ex guitarrista de Guns, Buckethead.

Pues al terminar “It´s so Easy”, de inmediato caen con “Mr Brownstone”, la canción que seguro tiene “ojo al Cristo” a Axl, porque fue con esa que se resbaló en el escenario en el Trobadour y se rompió el dedo del pie derecho, y tuvo que andar enyesado dos meses.

Slash empezó comandando la pieza con sus toques sintetizados y en la pantalla comenzamos a ver figuras geométricas de varios colores parpadeantes y bocas femeninas sensuales.

Cuando comienza a cantar Axl ya desprovisto de la chaqueta de cuero y el chaleco militar; se aparecen detrás de él, el logo de la banda y caritas con muecas, así como las tomas de cada uno de ellos en grande.



Axl ha cambiado mucho y los fans lo valoramos. Hasta cantó bajo la lluvia.

En esta rola que también es muy breve por ser ochentera, Axl medio rapea en la parte final y al estar en la tarima en un momento, levanta el estandarte del micrófono y le da vuelta y en cierto momento, hace su mítico bailecito con el que puso su toque personal imperecedero en los anales del rock.

Quizás porque esta canción habla de la heroína, aparece un rostro de hombre en varios colores como en estado de locura en la pantalla.

“Mr Brownstone” fue escrita por Izzy Stradlin en el apartamento de su novia Desi; inspirado en sus lamentos compartidos con Slash por ser ambos unos “junkies heroinómanos”.

Axl agradece a la gente con una inclinación de cabeza cuando ya la lluvia estaba empezando a incrementarse.



Slash nos dio lo mejor de su talento, pero es otro tipo de “performer”; sin los excesos y locuras de antes.

Y bajo unas luces azules, aparece Slash para dar inicio a la canción “Chinese Democracy” con su número impositivo, la que no fue identificada por la raza más grandecita que andaba en el estadio, pero puedo entender porque Axl quiso incluirla.

Empezamos a ver corazones rojos sangrantes en la pantalla y vemos a Axl colocarse junto a Slash y este no le da la cara y está más bien como de espaldas, en cambio Duff que ya sale sin chaqueta de cuero; tiene mejor “feedback” con el cantante.

Axl la compuso con el baterista Josh Freese y se inspiró en el film “Kundun” de 1998 sobre como un Dalai Lama se escapa de la China Comunista y se va al exilio.

Al final de “Chinese Democracy”, Axl queda viendo a la gente para ver si les gustó su rola y se coloca bajo la lluvia y bromea con sus manos de que se está mojando y se ríe.



Con un nuevo conocido tico del mundo rock,  José Hidalgo Fonseca.

Hace una reverencia y se retira momentáneamente, se apagan las luces y solo quedan reflejos azules y la gente comienza a gritar por la banda.

Cae una luz blanca y se escuchan unos riffs de Slash que ya sabemos que anuncian y vuelva a salir Slash y vuelve a pararse bajo la lluvia en un buen momento de la noche para él.

La gente comienza a enloquecerse y a gritar las líricas de “Welcome to the Jungle”.

Axl se mira muy contento en esta canción y una vez que hace el famoso intro de la misma, queda viendo a la gente como diciendo: “Aquí estamos Costa Rica!

Esto era lo que querían escuchar, verdad?”.



Axl Rose a pesar de que es gira de reunión, incluyó tres canciones de “Chinese Democracy”.

Y aunque ya llovía más fuerte, la gente comenzó a saltar, a cantar y a bailar y se metió de lleno al rollo con la banda.

A partir de ese momento, Axl hizo lo que quiso con nosotros, porque era el primer trago fuerte que nos daba y nos embriagó de un solo.

Esta es la canción de rock duro más grande de la historia según el canal VH1 T y habla sobre las calles de Hollywood y sus riesgos y bajezas, inspirada en un encuentro que tuvo Axl con un amigo suyo al venir en bus de Nueva York y se encuentran a un indigente que tratando de asustarlos, les gritó lo que dice Axl al inicio de la rola.

Quisimos ver aunque fuera el inicio del video de “Welcome to the Jungle” pero esta es una gira que no le rinde culto al pasado y lo que vimos en pantalla fueron figuras de calles de ciudad en colores luminosos en movimiento y muchas rosas, pistolas, figuras geométricas con rostros con muecas.



Duff McKagan disfrutó ejecutando los clásicos de su banda.

Solo vemos un destello del baile de antes de Axl pero es una de las canciones que más le saca la casta; él la goza!

Se desplaza muy bien por el escenario y abre sus brazos en un momento dado para contagiar aun más a la gente, mientras sus compañeros aparecen en pantalla.

La gente nunca dejó de cantar con él y Duff tocó bien rico.

Y después de la ovación, Guns & Roses entra de un solo con la no tan conocida “Double Talking Jive” de “Use Your Illusion I”, una canción un tanto morbosa porque su primer verso habla de unas partes de cuerpo humano que fueron encontradas en un botadero del vecindario en donde está el estudio, en el que se grabaron los discos.



Uno de diversos afiches que se hicieron para este histórico concierto.

Pero tiene mucha actitud y Slash hace un gran trabajo de guitarra rodeado de reflejos de paredes rojas y líneas multicolores que reflejan el nombre de la banda por partes y se ve el escudo de la banda en las pantallas.

Suena increíble el colocho y sus manos son enfocadas en grande en el intro.

Las guitarras son lo más importante de esta canción sin duda alguna y la gente apoyó la parte instrumental muy bien. Claro, estaban ya “calientes”.

Al entrar a la canción “Better”, la que no levantó emoción entre los fans mayores porque pertenece al “Chinese Democracy”; fueron los más jovencitos los que cantaron con Axl un poco.



Axl dominó a todos los presentes desde que cantó “Welcome to the Jungle”.

Vemos un ojo gigante en pantalla y los rostros de Axl y Duff dentro de la pupila del ojo.

Este fue el segundo sencillo del disco más caro de la historia del rock y fue la número 19 de las 100 Mejores Canciones del 2008 de la revista Rolling Stone.

Dicen que “Better” es la canción más parecida al rock duro que todos conocemos de Guns.

Vemos a Axl ponerse frente a Frank Ferrer como diciéndole que extienda algún toque.

Axl corre por el escenario y canta bajo la lluvia y Richard Fortus se movió mejor que todos en todo momento.

Las luces se apagan y empiezan los acordes de la estupenda balada “Estranged” y vemos a Axl entrar caminando mientras empieza a entonarla en las pantallas y luego vemos su rostro del tiempo de “Use Your Illusion” sombreada en rojo.



Algunos fans fueron con sus papás.

Axl nos dio una interpretación fantástica y fue super bien recibida y fue una de las ejecuciones más largas de la noche junto a “Rocket Queen”.

Aparecen moluscos en verde y azul en las pantallas, así como medusas en rojo y amarillo, imagino que emulando la vida marina del océano al que se arroja Axl en el video para ahogarse o irse a nadar con los delfines.

Vemos una de las pocas tomas de Dizzy Reed en pantalla grande que tiene una parte esencial de teclado de la canción durante unos cuantos minutos.

Cuando llega a la parte de “You don´t so loud, you don´t walk so prpud”, Axl se pone la mano en la cintura y luego en el pecho como para enfatizarla.



Guatemala dijo presente!

Imagino que él se ha de decir eso a sí mismo, porque es obvio que se ha sometido a terapia para controlar sus emociones y su personalidad bipolar.

Aquí Slash hace un gran solo bajo la lluvia y Axl al terminar, baja la cabeza agradecido.

“Estranged” es la segunda canción más larga de los Gunners y el video costó 4 millones de dólares.

Axl la escribió en Chicago mientras ensayaba con la banda por un tiempo y mientras su matrimonio con Erin Everly se venía abajo.

Obviamente la canción está dedicada a ella y en el cuento corto “Without You” del libro de fábulas de horror “The Language of Fear” del manager del grupo, Del James.



El libro del manager de Guns & Roses de donde se inspiró la trilogía de videos de Guns % Roses.

Y llega el momento de una de las dos canciones más viejas de la noche, el estupendo “cover” que hace Guns & Roses del tema de Paul y Linda Mc Cartney “Live and Let Die” de 1973,  que incluyeron en “Use Your Illusion I” y vemos en grande la figura de Axl y luego la de Slash en la pantalla gigante.

Y cuando viene la parte acelerada de la canción, vemos muchas luces de colores e imágenes rápídas como cuando se recorren calles virtuales y vemos al señor Duff comandando la pantalla con su fiel instrumento y teniendo su parte del show.

Axl cabecea un poco y su grito de los 90s, le sale bien.

Esta fue una actuación bien “inyectada” como dicen los ticos y termina con la imagen de una gran calavera en movimiento en la pantalla.



Axl Rose no cambió la expresión en todo el concierto prácticamente, pero creo que solo yo me fijé.

Caemos en el clásico de 1987 “Rocket Queen”, una ejecución un tanto larga pero “encendida” que se presenta en el escenario con imágenes de rayas de colores, Xs de colores y el escudo de la banda..

Se aprecia la imagen en grande del guitarrista Richard Fortus durante su solo durante un rato y se echa una excelente ejecución.

En una parte de “Rocket Queen”, Slash se pone frente al micrófono y durante una parte de su largo soleo, hace sonidos que no comprendí y su gallarda imagen aparece freente a esqueletos en prácticas sexuales.

Axl disfrutó de verdad esta canción del “Appetite”ya que la gente cantó con el y queda viendo al público como diciendo: “Así les gusta verdad?” y agradece el clamor con una leve reverencia.



Algunos fans llevaron a sus hijos o hermanitos.

El riff principal de “Rocket Queen” lo hicieron Slash y Duff cuando eran miembros de Road Crew junto al baterista Steven Adler siendo unos quinceañeros.

La letra de “Rocket Queen” la hizo Axl pensando en una chava que conoció que quería hacer una banda llamada así y esta chava parece que hizo sentir muy bien al cantante durante un tiempo y él le dedica un mensaje de esperanza a ella al final.

Dicen que la rola bien se la pudo haber dedicado a una notable groupie californiana llamada Barbie Van Greif, una de las reinas de la escena de rock subterránea de inicios de los 80s.

Por esa calentura, Axl anda tatuada a Barbie en su brazo derecho y decidió meterle un acto sexual grabado a esta canción.



Conozcan la Rocket Queen de la canción, Barbie Van Greif, ex amante de Axl.

Axl Rose quizás por mojarse por la lluvia se cambió de camiseta unas seis veces y le vimos camisetas de serpientes, un gatito que decía “Ten Cuidado con la Caca” y hasta una con mensaje político.

No recuerdo en qué momento del concierto,  vi atravesar el escenario muerto de risa, de derecha a izquierda a un muchacho cubierto con una bandera en gris y negro.

Era un fan que no sé cómo se le escabulló a la seguridad del grupo y después de hacer su locura; fue sacado de buena manera por los guardias.

Axl sale del escenario y al terminar “Rocket Queen” y Duff se pone al mero frente para hacer un soleo de bajo con las notas introductorias de la gran canción que viene y se le une Fortus y llega el momento de la agitada “You Could Be Mine” de 1991 que fue tema del film”Terminator II”, la gente se excita y comienza a saltar y a cantar con Axl.



Los esqueletos y las calaveras fueron predominantes en las pantallas de Guns & Roses.

Aquí es cuando la mega estrella de Indiana, sale con una gorra de baseball al revés que decía “Pura Vida” atrás; su homenaje a Costa Rica.

El intro de la canción lo sacaron de maravilla Slash y Duff al mero frente del escenario.

En esta canción, Melissa Reese fue muy enfocada por los coros que comparte con el leal Dizzy Reed.

Las pantallas titilaron con imágenes de esqueletos gigantes en blanco, el logo de calaveras con sombrero de copa de la banda e imágenes de Axl y Duff centellantes con rostros de calavera para emular la imagen del Terminator cuando es aniquilado y queda solo en esqueleto.



Para la canción tema de “Terminator II” “You Could Be Mine”; hubo rostros proyectados de los Guns, al estilo del film.

Me hubiera fascinado ver la cara de Arnold Schwarzenneger en la pantalla grande con su expresión de pocos amigos, pero recordemos que como vivimos el pasado visualmente; estaba vetado en esta gira.

Después de esta canción, es que Axl saluda formalmente a la gente por primera vez e introduce a su viejo amigo de Seattle, Duff McKagan, este con esa actitud de desenfado que le caracteriza, gritó “Are you ready, motherfuckers?” y pasó a cantar sus dos canciones de la noche.

Duff cantó algo del disco “Spagetti Incident” “You Can´t Put Your Around a Memory” y un cover de los Misfits “Attitude”, fiel a sus raíces punk ,  una tendencia que nunca se sacudió.

Y caemos a la tercera canción del “Chinese Democracy”, la balada “This I Love”, la que fue mejor recibida por el “feeling” que le imprime Axl a la misma.



Fue fantástico ver a Duff McKagan por segunda vez en concierto!

En este hermoso tema, Axl habla cantando, se pone la mano en el pecho en varios momentos precisamente por esa emotividad que le transmite a él esta canción, que llegó al número 34 del conteo pop gringo.

Se nota que la misma es muy especial para él, y aunque la canción lleva arreglos de piano, el no toca en la rola y le deja la chamba a los teclados.

Durante su solo de “This I Love”, Slash queda solo en la tarima en medio del público y es un gran momento, ya que sus prodigiosas manos aparecieron en las pantallas con cierto efecto especial.

Quizás Slash no grabó esta canción, pero la toca como que él la hubiese compuesto.



“Chinese Democracy” de Guns & Roses, el más caro de la historia.

Me pregunté porque Axl metió nada menos que tres canciones de “Chinese Democracy”?

Canciones que algunos cronistas de rock consideran que nadie las hubiera extrañado, si no las hubiera tocado.

Lo que supongo es que quiso hacer valer su material que tanto dinero y tiempo le tomó sacar y para incluir a sus compañeros originales , para familiarizarlos con su nueva música; quizás porque se dice que ya comienzan a juntar ideas para hacer temas nuevos, lo que sería espectacular.

Y por cuestiones de mercadeo de “Chinese Democracy”.



Es refrescante saber cómo Axl ha sabido trabajar sus demonios para reconstruir algo bueno y divertirse mucho haciéndolo.

El escenario queda a oscuras, y se escuchan los acordes de los guitarristas y de Duff que dejan claro que viene un clásico misógino de su repertorio “Used To Love Her” del aclamado “G N´R Lies” de 1988.

Se abre la canción con la imagen de un moscardón enorme con reflejos de colores en la pantalla y cuando comienza a cantar Axl, esto se combina con su imagen en grande, así como la de Duff al hacer coros.

La capacidad de Slash vuelve a manifestarse y los fans lo aclaman de nuevo.

Esta canción de cierta forma me ha incomodado siempre, porque es macabra su lírica, cuya música fue compuesta por Izzy Stradlin, inspirado en un programa radia de parejas en el que escuchó a un hombre llorar por una mujer y él pensó que el tipo era un tremendo “marica”.



Conozcan el itinerario de los Gunners.

“La única que escribimos bajo una fantasía” dice Izzy y la usaron de chiste para una novia de Axl que no les caía bien.

Lo malo es que algunos toman las cosas literalmente, y en el 2002, un hombre llamado Justin Barber borracho bajó la canción de Internet y la cantó antes de asesinar a su esposa.

Y llega el momento de “Civil War”, una canción política de la banda del “Use Your Illusion II” y escuchamos la grabación del intro de la misma que es tomada de la película “La Leyenda del Indomable”.

Viene el preámbulo de las primeras notas de guitarra y aparece el logo nuevo de la banda en color blanco en fondo transparente como si fuera un diseño de pañuelo, imagino yo que el de un soldado del ejército gringo de antaño.



Axl cantando “Civil War” con su socio al lado.

A medida que avanza la canción, vemos escenas de soldados en guerra, pistolas disparando como molinos de viento dando vueltas, cañones y un soldado disparando con su rifle.

Aquí es cuando sale Axl con la camiseta con una insignia que tenía una leyenda del político gringo Thomas Paine: “Estos son los tiempos que prueban las almas de los hombres”, tomada de su panfleto “La Crisis Americana What´s so civil about war anyway?”;  sentí un leve temblor.

El logo del grupo queda en la pantalla, se tiran muchas luces azules de frente y luces verdes al fondo y Duff con una gorra, se va a la tarima de enfrente a comenzar el preludio de la enigmática “Coma”, la más larga canción de los Gunners , la más oscura y cambiante, porque la misma pasa por varios tonos y estados de ánimo.



Richard Fortus aparte de ser casi el doble de Izzy, es todo un “trooper”! Mis respetos para él!

Aparecen destellos rojos y verdes de una ambulancia en la pantalla, titilantes figuras redondas en blanco y verde y figuras rosa y blanco.

Axl se torna enigmático al cantar esta pieza del “Use Your Illusion I”, y nos preguntamos porque la sacó, y no otras más conocidas como “Dead Horse”; pero de plano, no quiso sacar el mismo repertorio exacto de otros países.

Es una canción que trata sobre alguien que intenta suicidarse o que está a punto de morir y se encuentra en estado de coma.

La música es de Slash, la hizo en una casa de Hollywood Hills que rentó con Izzy después de la gira de “Appetite” y Axl dice que es una de las mejores letras de su vida.

Esta canción no recibió mucho clamor de los fans porque no fue un éxito, no tuvo video oficial, pero nos metió en el rollo de Axl, en su inquietisíma mente maníaco depresiva y por eso vemos en pantalla, rayos de corriente conectados a una máquina cerebral en verde y blanco.



Con Juan Carlos Peña de RPMTV.NET; fue un placer conocer a alguien que confió en mi trabajo.

Fue un momento monótono del show, los guitarristas daban vueltas mientras tocaban y Slash manteniendo su distancia de Axl, cuando muy brevemente estuvieron a la par al frente del escenario.

Aquí es cuando Axl presenta a la banda y como deja a Slash de último, el mayor peso pesado de la noche y venía el máximo momento de la noche de este hombre de 51 años, y 1.75 de estatura,  que no dijo una palabra en toda la noche y no se cambió una tan sola vez.

Y el hombre queda solo con los reflectores sobre él, mientras se coloca en la plataforma alta dentro del escenario, sabiendo bien que las 36 almas en el Nacional, tendrían sus ojos puestos en el.

Que exquisitez fue escuchar y ver a Slash ejecutar “Speak to Me Softly” de Andy Williams , el tema de amor de “El Padrino”.



Slash tocando el tema de “El Padrino”.

El greñudo tocó con toda su alma rodeado de luces rojas y figuras geométricas en colores oscuros y pistolas y sus dedos en primer plano.

E inmediatamente sale con el “riff” que lo inmortalizó, que fue proclamado como el riff de rock más grandioso de la historia,  por dos mil votantes en una encuesta de Sky Arts.

“Sweet Child Of Mine” se hace sentir y el estadio se une en un solo grito.

Comenzamos a ver las pantallas con calaveras y rosas, porque esta es la canción seminal de Guns & Roses, Duff se moviliza como el hombre maduro que es ahora y se nota que ama la rola.



En “Sweet Child of Mine” se sintió la locura de la fanaticada.

Axl nos muestra su bailecito del video un poco y vemos las greñas de Slash en pantalla grande en cada solo.

Sin duda, aunque la canción es una historia de amor personal de Axl, dedicada a su entonces prometida, Erin Everly, hija de un legendario rockero; Slash es el alma de esta rola.

Richard sacudió mucho sus brazos, contagiado por la energía de la canción, cuyo riff central fue sacado por Slash en el humilde cuarto de ensayos de la banda de 1985, a pesar de que odió “Sweet Child” cuando se armó.

Axl quedó inmóvil cuando terminó de cantar y agradeció la avalancha de aplausos, gritos y chiflidos de admiración.



Una foto no muy clara de un gran momento con ticos que conocí durante el show.

Sin duda, uno de los grandes “highlights” de la fría noche costarricense, que agradecía que Otto ya estuviera algo lejos.

Y venía algo mejor, al menos para mí.

Slash toca solo por unos momentos mientras comienza con las majestuosas notas del clásico de 1975 de Pink Floyd “Wish You Were Here” y mientras vemos sus tan hábiles manos en grande, rendirle tributo a David Gilmour, uno de sus héroes; se le unen sus demás compañeros músicos, con excepción de Axl.

Axl se andaba cambiando, y así se le daba chance a los técnicos de elevar el piano de cola desde abajo del escenario, con una máquina especial y de que Axl pudiera sentarse al piano en lo oscuro.

Axl ya colocado como todo un Liberace de 54 años, con toda su magnetizante personalidad y su leve pancita escondida por una camiseta floja, ya “emperendagado” con su sombrero vaquero café y su típico pañuelo vaquero rojo debajo del mismo.



“November Rain” fue el momento de lujo de la noche.

Y recordé el pedazo de artista que es, la clase mundial de músico que es, cuando lo escuché sacar al piano el piano exit del tema de Derek and The Dominoes “Layla” que se nos grabó a todos los que vimos la película de 1990 “Good Fellas” cuando aparece la escena de los cádáveres que empiezan a aparecer en Cadillacs, camiones de basura, etc y en la misma en la que le vuelan los sesos al matón Joe Pesci.

Duff fue el que se fue a colocar al lado de Axl de los miembros originales en ese momento y se sintió la unidad que ha vuelto a haber entre ellos.

La pantalla mostraba más que nada, las manos de Axl tocando el piano adornadas con sus anillos de plata y su gran anillo de diamantes y sus pulseras rockeras.

Una obra de arte de ejecución, especialmente lo que venía después; una de las mejores baladas de la historia del rock de las últimas décadas, y que vino a honrar a esa noche y a todos los que nos mojamos con la fría lluvia de noviembre.



Como en los viejos tiempos!

De inmediato la gente comienza a cantar desde todos los rincones del Estadio Nacional y los teléfonos encendidos emulando los encendedores de los 80s y 90s se dejaron ver como enjambre de luciérnagas en lo alto y en lo plano.

Qué momento vivió Ciudad Paraíso San José!

Mientras se desarrollaba la hermosisíma canción del “Use Your Illusion I, “November Rain”, Slash se mantuvo tocando en el lado derecho del escenario, muy diferente al hombre que hemos visto en tiempos de antes cuando la banda la toca.

Si, no lo vimos subido con la camisa abierta soleando encima del piano de Axl.

Tampoco vimos coristas de peinados ondulados y vestidos de encaje acompañándoles, ni orquesta sinfónica, ni a la desgraciada novia del video, Stephanie Seymour, ni tampoco la iglesia diminuta en medio de la nada en un desierto.



Con mi credencial de prensa otorgada por la muy profesional empresa RPMTV.NET

Pero no nos hizo falta, la verdad, porque la banda y sobre todo, Axl nos regalaron un momento épico.

Esta super “power ballad” llegó al número 3 del conteo pop estadounidense y ha vendido más de un millón de copias como sencillo.

Toda es creación de Axl y la trabajó desde 1983 cuando era parte de Hollywood Rose.

Es el video musical más visto en Youtube que no es del Nuevo Milenio, el video más visto de Guns en Vevo y en diciembre de 1992, MTV lo puso en el primer lugar de su conteo de los 100 Mejores Videos de ese año.

A mi lado estaba una pareja abrazada y embelesada escuchando a Axl y no pude dejar de tomarles una foto.



Fotografié a esta pareja mientras escuchábamos “November Rain”. Hermoso!

Durante “November Rain”, Slash se fue a poner al lado de Duff, y fue casi casi un momento sacado de 1992.

Antes del grand finale, Axl tomó un trago de una taza y nos dio unos hermosos arreglos de piano para terminar otra canción inspirada en su relación de amor truncada con Erin Everly.

En la pantalla se seguía viendo el efecto de una lluvia.

Axl se levanta del piano mientras los técnicos corren a remover las cosas y el piano es bajado a través de la maquinaria y es cuando se va al extremo derecho y le dedica la siguiente balada a las personas que perdieron sus vidas en la reciente tormenta Otto y lo hizo extensivo a sus familias.



Guns & Roses instó a los fans a que recolectaran víveres, ropa y medicamentos para los afectados por el huracán Otto.

Y escuchamos las imperdibles notas del clásico del 73 del ganador del Premio Nobel de Literatura 2016, Bob Dylan “Knockin On Heaven´s Door”y aquí Axl se balancea como en los viejos tiempos, mientras Duff y Richard hacen coros.

En el solo de Slash, su imagen cubre la pantalla y en los mejores momentos vemos una centella al fondo del escenario mientras Axl exalta a la gente con los brazos para que canten con él.

Y con la expresión que no dejó su cara en casi todo el concierto, pidió una cantada más del coro de la canción del maestro Dylan y es cuando se sube al amplificador para dominar toda la vista del Nacional.

Aquí vuelve a estar muy cerca de Slash pero no hay interacción entre ellos.

Al terminar quedo viéndonos con esa misma expresión, mientras quedaba a oscuras y pensé: “Sos grande Axl.”



No se sabe si Axl y Slash tienen un acuerdo, pero entre ellos la interacción cuando la música suena, es nula.

Y es cuando nos dice que quisiera moverse más pero que no puede porque está algo resbaloso el suelo por la lluvia, pero no dice que es que anda con demasiado cuidado por el dedo que se rompió de su pie derecho, que lo hizo cantar sentado en muchos shows.

Pero agrega que son tiempos divertidos y pregunta si nos estábamos divirtiendo mientras se acerca al frente del escenario como a destapar o apretar algo y se suenan unas bocinas altisímas de locomotora y anuncia. “Este el Tren de la Noche, chicas y chicos.”

El hombre se rió cuando hizo esto porque sabía que con eso había despertado a todos en el estadio.

Slash se pone en la tarima a tocar con mucho dinamismo y aunque se emociona y queda al lado de Axl, lo ignora.



Damos un recorrido nocturno rápido por calles multicolores en la pantalla y un titular de diario fulgurante que decía “Ni el escuchar a Guns & Roses a todo volumen, fue suficiente para mantenerlo despierto” y vemos como un carro choca contra un rótulo y sale disparado por el lado de enfrente.

Luego vemos una especie de Mustang descapotable y en el asiento, un esqueleto y luego escenas de ese esqueleto como en un accidente.

Richard Fortus solea al frente con gran técnica y luego Slash lo desplaza mientras luces multicolores cubren a todos.

Un clásico del 87 que nos prendió la sangre a todos.



Richard Fortus tiene 16 años de tocar con Axl Rose.

Creo que esta canción lleva un mensaje subliminal de “Don´t Drink and Drive.”

Así es como Axl se despide y dice buenas noches y esperamos el encore.

Después de que la gente hace el acostumbrado reclamo porque regrese el artista; vemos en lo oscuro que regresan los Gunners y se quedan todos en sus puestos apoyados por técnicos,  pero Slash se sienta enfrente de la batería y comienza a tocar en lo oscuro en guitarra acústica las notas de la balada de 1973 de los Rolling Stones “Angie”.

Gran interpretación y vemos a Slash en pantalla, relajado sabiendo que tiene dominado al mundo en ese momento.

Y cae con el riff introductorio de la amada “Paciencia” de 1988 y de inmediato escuchamos en lo oscuro, el silbido más famoso de la historia y sale Axl a la carga con camiseta negra de serpientes y una camisa a cuadros café y blanco en la cintura.



Slash cuando tocaba “Angie” de los Stones.

Es cuando puedo verle su legendario tatuaje de la mujer desnuda de pelo negro en su brazo derecho.

“Patience” es una canción de Izzy Stradlin dedicada a su novia Angela Nicoletti Mc Coy que llegó al número 4 del conteo pop gringo; pero hay controversia, porque Duff ha dicho que Axl escribió la letra purgando penas por su prometida Erin Everly.

Todo el estadio canta y aunque Slash siempre aparece en grande en la pantalla con su ejecución ya que permanece sentado tocando; esta canción es toda de Axl bajo luces azules y rosas rojas proyectadas.

Es su rostro el más prominente y se hace sentir su dominio del tema y se siente que valora todos los teléfonos encendidos en la penumbra mientras se difunden imágenes de cristales azules, balas de plata que se desintegran y el escudo de la banda.



Erin Everly, ex esposa de Axl; la musa de varias de las grandes canciones de Guns & Roses.

Duff de nuevo especial en los coros y para el final de la rola, Slash se para a tocar con el reflector sobre él, mientras Axl nos da los últimos versos con el coro desplazándose rápidamente por el escenario, con un reloj dando la hora en la pantalla.

Y al terminar empieza a mover los hombros varias veces no sé si por jugar o por poner a circular su sangre.

Y la banda pasa a tocar “The Seeker”, original de The Who de 1971, la que tocó Guns por primera vez durante una residencia en Las Vegas en el 2012.

Slash hizo lo posible por no robarle atención a Axl, pero falló en su intento y Duff en esa canción se dedicó a interactuar con los fans del lado izquierdo.



Axl y Slash, un binomio universal del rock indiscutiblemente.

Y era una señal de que ya venía el final, precisamente la canción con la que la banda adora cerrar sus conciertos.

El escenario se cubre de luces azules y comienza el famosisímo riff de guitarra de Slash al mero inicio ante la ovación de los fans que lo ven en pantalla grande.

Luego vemos a Axl ya colocado en escena entonando uno de los himnos imperecederos de Guns & Roses, de su cosecha 1987, una canción ya bien añejada y perennemente joven.

“Paradise City” se deja caer con reflejos del famoso logo de la banda estilo marquesina y escuchamos a Axl cantar en algunos momentos, casi hablando y haciendo su bailecito de los 80s moderadamente.



Guns & Roses conquistó totalmente San José de Costa Rica.

Las proyecciones de paredes centellantes de colores ayudan a adornar uno de los momentos más brillantes de la noche y la gente sigue cantando.

La canción que habla sobre Los Angeles y su corrupción moral ochentera aunque sea difícil de creer; es la número 21 en Las 40 Más Grandes Canciones de Metal de VH1 y la número 3 en Las 100 Mejores Canciones de la Historia de Total Guitar.

En las postrimerías de la rola, tres máquinas enfrente del escenario escupen avalanchas de confetti con los colores de la bandera de EEUU y la gente se llena de alegría.

El trabajo de guitarra y bajo final es increíble y al terminar, Axl arroja su micrófono al público y nos regala una reverencia, Duff y Slash nos dicen adiós y el greñudo se toca el corazón dando a entender que nos llevaba con el.



La despedida inolvidable.

Queda congelado el escudo de rosas de la banda en la pantalla y Guns sale a despedirse y Axl toma la bandera de Costa Rica hecha especialmente para Guns & Roses y la muestra.

Se abrazan y nos dieron tres lindas reverencias; es un hecho que no esperaban tanto de Centroamérica.

Se dieron cuenta que aquí también morimos con las botas puestas.

Gracias Guns, por hacernos pastar donde la hierba es realmente verde.



Guns & Roses rindiéndole sus respetos a Costa Rica.



La esposa del locutor y presentador de televisión sampedrano, Gustavo Vallecillo, fue una de las catrachas que encontré en la entrada del Estadio Nacional.



Un grupo de hondureños que ignoraba que lo eran, cuando les pedí posar para mi reportaje.



Más hondureños que conocí antes de entrar a ver a Guns & Roses!



Mis alerazos nicas Eva Guerrero y Gerald Espinoza, siempre presentes!